Recordatorio

No somos profesionales, simplemente nos gusta leer y tenemos tiempo libre, así que a veces cometemos errores.

viernes, 29 de julio de 2016

Los dobles estándares en Harry Potter: los profesores


¡Bienvenidos a la mazmorra! ¡Frederika a vuestro servicio! 

Hoy, en el conjunto de artículos dedicados a los dobles estándares en Harry Potter, vamos a hablar de los profesores. 

Oh, los profesores. Esas personas que deben proteger y enseñar con equidad a los alumnos. Tenemos una buena ristra de profesores inútiles —Trelawney, Lockhart, Firenze, Hagrid…—, unos pocos odiados —Snape, Umbridge...— y otros queridos —McGonagall, Lupin, Flitwick…—. El problema, como todo en estos libros, es el punto de vista de Harry, que empaña mucho nuestra visión. Algunos profesores claramente no tienen vuelta de hoja, como pueden ser Trelawney o Lockhart. No nos interesan y no los trataremos. Pero otros sí merecen un examen de cerca.

Durante la mayor parte del artículo haré comparaciones con Snape, pues es el profesor cuyos métodos se ponen más en duda. Me gustaría que no se enfocara tanto como una defensa de Snape como simplemente una comparación que pueda superar el odio que siente Harry por él para que valoremos a los profesores en su justa medida. Los títulos de los apartados serán para aproximarse al tema, ya que trataré varias cosas en cada uno.


Severus Snape


«—Anímate —dijo Ron—. Snape siempre le quitaba puntos a Fred y George» (La piedra filosofal, p. 120).

Madre mía, Ron, qué injusticia más grande teniendo en cuenta cómo son tus hermanos. ¿Eso significa que a los otros tres, los que sabemos que eran más responsables, no les quitaba puntos?

Desde el primer momento, Snape aparece como una figura oscura y desagradable muy temible porque tiene el poder: es un profesor. Uno al que se relaciona de inmediato con Voldemort para que el lector empiece a maquinar por su cuenta y sospeche de todos y cada uno de sus actos. ¿Qué hay más temible que tener un profesor como enemigo en un colegio? Son la autoridad, los sustitutos de los padres, con la diferencia de que no tienen por qué apreciarte.

«El profesor Quirrell, con su absurdo turbante, conversaba con un profesor de grasiento pelo negro, nariz ganchuda y piel cetrina.

Todo sucedió muy rápidamente. El profesor de la nariz ganchuda miró por encima del turbante de Quirrell, directamente a los ojos de Harry… y un dolor agudo golpeó a Harry en la cicatriz de la frente» (La piedra filosofal, p. 109).

jueves, 28 de julio de 2016

Índice Harry Potter y sus dobles estándares


¡Bienvenidos a la mazmorra! ¡Frederika a vuestro servicio!

A lo largo de estas semanas vamos a publicar una serie de artículos sobre Harry Potter. El título general sería «Los dobles estándares». Qué mal suena, ¿verdad? Pero tranquilos, no es un artículo hater. Es muy posible que algunos seguramente lo vayan a considerar como tal, pero mi intención es la de tratar aspectos que la narrativa o el fandom no han valorado —al menos desde mi punto de vista— lo suficiente. 

Muchos ya habréis leído artículos de este estilo. En mi caso, siempre han sido en inglés y casi nunca he encontrado largas reflexiones sobre Harry Potter en español. Por eso, por diversión y por interés, he decidido releerme la saga y sacar algunos de los puntos que más se pasan por alto —y otros a los que también se les da caña, pero no lo bastante— y examinarlos según se nos presentan en el libro. 

sábado, 23 de julio de 2016

Los Guardianes de Ga'Hoole (La Captura), Kathryn Lasky

Título: Los Guardianes de Ga'Hoole (La Captura)
Autor: Kathryn Lasky
Sinopsis: Soren nace en el bosque de Tyto, un reino tranquilo en el que habitan las lechuzas comunes. Pero el mal está al acecho en el mundo de las lechuzas, un mal que amenaza con hacer pedazos la paz de Tyto y cambiar el curso de la vida de Soren para siempre. Soren es capturado y trasladado a un desfiladero sombrío e inhóspito. Lo llaman un orfanato, pero la joven lechuza cree que es algo mucho peor. Él y su amigo Gylfie saben que la única escapatoria está arriba. Para huir, tendrán que hacer algo que no han hecho nunca: volar. Así comienza un viaje mágico. Por el camino, Soren y Gylfie conocen a Twilight y Digger. Los cuatro se unen para buscar la verdad y proteger el mundo de las lechuzas de un peligro inconcebible.

Editorial: S.A. EDICIONES B
Número de páginas: 272


¡Volvemos con reseñas cortas sobre animalitos! 

Esta vez le toca a la, creo que más conocida, saga de libros de Ga'Hoole. Estos libros tuvieron también mucho bombo en el mundo anglosajón, tanto que se llegó a hacer una película que reunía la historia de los primeros volúmenes (y gracias porque cada libro es muy corto). Reconozco que los conocí por esa misma película y que sólo me he leído el primero, pero creo que me da para un comentario general.

La Captura es el inicio de la saga y como tal se toma su tiempo para establecer parámetros, presentarte un poco el mundo y concertar un conflicto. Si visteis la película, abarcaría desde el principio de la misma (con sus diferencias adaptativas, claro) hasta que Soren y Gylphie (que en el libro nunca llegué a saber si era chico o chica) [L: Tal vez está hecho aposta porque da un poco igual en la historia que se quiere narrar (?) [R: eso molaría]] se encuentran con el resto de los búhos y lechuzas que conformarán el grupo protagonista y se embarcan hacia el Árbol Ga'Hoole.


Soren

Soren, una lechuza Tyto (una común, vamos), vive en el hueco de un árbol con sus padres, su hermano ligeramente mayor, Kludd, y su hermana pequeña, Eglantine. La sinopsis no es mentirosa, tan sólo decorada. Durante las primeras páginas y la presentación de la familia se establece que están desapareciendo lechuzas jóvenes aquí y allá y que nadie en el bosque sabe qué está pasando o por qué. Los padres de Soren, no muy preocupados en realidad por el hecho, dejan el nido una noche para cazar. Entonces Kludd, que está celoso de Soren por ser este el favorito, empuja a su hermano fuera del hueco del árbol (te lo ponen como que misteriosamente Soren se cae solo, pero luego obviamente descubres que no). Soren es capturado por un búho desconocido que lo lleva a un misterioso lugar:

La Academia San Aegolius para Lechuzas Huérfanas (también conocido como San Aggie), que es a donde llevaban a todos esos polluelos que secuestraban en las especulaciones del principio.

martes, 12 de julio de 2016

De feminismo y personajes femeninos (III): Las psicópatas

¡Bienvenidos! Frederika a vuestro servicio.

¡Vamos a hablar de personajes femeninos en la literatura por tercera vez!

Hace relativamente poco me puse a investigar sobre personajes psicópatas y me di cuenta de algo muy particular: no conocía psicópatas —es decir, definidos específicamente como tal— femeninos. Para entendernos, no se me ocurre ningún equivalente a Hannibal Lecter entre las mujeres. No he leído libros dedicados exclusivamente a un personaje catalogado dentro de la etiqueta de «psicópata» femenino y, por tanto, no tienen lo conlleva ese «cargo»: inquietud, miedo, respeto y, ante todo, admiración.

No quiero decir que no existan personajes psicópatas femeninos. Existen. Pero las asesinas inteligentes no suelen representarse como elegantes figuras dignas de admiración y poder, sino como criaturas extrañas que entran más dentro de lo «sociópata». Son las Bellatrix Lestrange, las Cruella de Vil, esas mujeres terribles pero extrañas y que no pueden ser normales.


Soy completamente normal… Al menos más que Luna (?)

Pero ¿y la mujer respetada por su increíble inteligencia, elegancia —esto no necesariamente— y capacidad para conseguir lo que quiere manipulando a los demás?

Ah, sí. La femme fatale.

Por supuesto, en un mundo dominado por escritores masculinos las mujeres con poderes casi siempre se encuentran relacionadas con el sexo.

En cualquier caso, mientras leía me fui desanimando porque no encontraba demasiado sobre esta clase de personajes. Hasta que di con un estudio de Caroline Logan que os voy a traducir y a resumir aquí. Se llama La femme fatale: the female psychopath in fiction and clinical practice. Encontraréis una primera parte que explica cómo funcionan las mujeres psicópatas y otra dedicada a los personajes de esta clase. ¡Espero que lo encontréis tan interesante como lo ha sido para mí!

miércoles, 6 de julio de 2016

Los renglones torcidos de Dios, Torcuato Luca de Tena

Título: Los renglones torcidos de Dios
Autor: Torcuato Luca de Tena
Sinopsis: Alice Gould es ingresada en un sanatorio mental. En su delirio, cree ser una investigadora privada a cargo de un equipo de detectives dedicados a esclarecer complicados casos. Según una carta de su médico particular, la realidad es otra: su paranoica obsesión es atentar contra la vida de su marido. La extrema inteligencia de esta mujer y su actitud aparentemente normal confundirán a los médicos hasta el punto de no saber a ciencia cierta si Alice ha sido ingresada injustamente o en realidad padece un grave y peligroso trastorno psicológico.

Editorial: Planeta
Número de páginas: 444

Mi primera recomendación es que leáis una vez la sinopsis y no volváis a echarle nunca más un vistazo, porque revela de forma escueta uno de los principales atractivos del libro (de hecho, si aún no la habéis leído, mejor). Por suerte, esta hada no tiene muy buena memoria y no volvió a acordarse de ella hasta el final.

En su lugar, os haré un pequeño resumen que apenas añade algunos detalles y no predispone a nada. Alice Gould es una investigadora privada a la que su cliente contrata para que ingrese en un centro psiquiátrico (me ahorro el anglicismo de sanatorio, de nada) y averigüe durante su estancia cuál de todos sus pacientes asesinó a su padre. Debido a la paranoia que dice padecer, ninguno de los médicos es capaz de averiguar si es una mujer sana o enferma, por lo que uno de los recurrentes temas del libro será indagar en la psique y personalidad de Alice para dar con la respuesta: ¿cuándo dice la verdad y cuándo miente?

Otro de los puntos más interesantes de esta lectura es la ilustración de la vida cotidiana en el centro psiquiátrico, desde el punto de vista de Alice. Los personajes constituyen una parte fundamental de la historia, tanto sus historias personales como la manera en la que el autor los sitúa alrededor de Alice y su día a día en el hospital psiquiátrico. Y no me refiero solo a los pacientes, sino también a los médicos, pero de eso hablaré un poco más adelante.




La historia tiene un ritmo lento y pausado. Al principio pensaba que Luca de Tena se detenía demasiado en tramas de relleno y sobrecargaba el texto con explicaciones innecesarias, pero en la mayoría de los casos tenían su razón posteriormente. Rectifico para decir que es un libro denso, a mí no me enganchó [R: que yo recuerde, me lo leí en un día, así que a mí sí me enganchó y mucho] aunque tuviera muchas ganas de conocer el desenlace. Y aunque sí hay ciertos elementos que considero innecesarios, en general no hay tanto como temí durante el inicio.