Recordatorio

No somos profesionales, simplemente nos gusta leer y tenemos tiempo libre, así que a veces cometemos errores.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Captive Prince o cómo no hay que escribir un libro. De parte de una "hater" crítica.





Título: Captive Prince
Autor: C.S.Pacat.

Sinopsis: Damen is a warrior hero to his people, and the rightful heir to the throne of Akielos. But when his half brother seizes power, Damen is captured, stripped of his identity, and sent to serve the prince of an enemy nation as a pleasure slave.
Beautiful, manipulative, and deadly, his new master, Prince Laurent, epitomizes the worst of the court at Vere. But in the lethal political web of the Veretian court, nothing is as it seems, and when Damen finds himself caught up in a play for the throne, he must work together with Laurent to survive and save his country.
For Damen, there is just one rule: never, ever reveal his true identity. Because the one man Damen needs is the one man who has more reason to hate him than anyone else…


 Traducción patata de la sinopsis:

Damen era un héroe de guerra para su gente, y el heredero legítimo del trono de Akielos. Pero cuando su medio hermano se hace con el poder, Damen es capturado, se le arranca su identidad y se lo envía a servir al príncipe de una nación enemiga como un esclavo de placer. 
Hermoso, manipulador y mortal, su nuevo amo, el Príncipe Laurent es el epítome de lo peor de la corte de Vere. Pero en la letal tela de araña de la política de la corte veretiana, nada es lo que parece, y cuando Damen se encuentra atrapado en un juego por el trono, debe trabajar junto a Laurent para sobrevivir y salvar su propio reino. 
Para Damen, sólo hay una regla: nunca, jamás, revelar su verdadera identidad. Porque el hombre que Damen más necesita es el que tiene más razones para odiarlo más que nadie...

Número de Páginas: 177.

Bien, este libro lo vi recomendado en Tumblr y me lo recomendaron varias personas que tienen demasiada buena opinión de mi corazón de bruja. Si eres una de esas personas a las que le encantó este libro y considera que es maravilloso o simplemente no quiere sacarle fallos, te aconsejo que cierres esta página. Es más, no sé cómo has entrado viendo el título que he puesto. 

No voy a hablar bien de este libro. Porque en mi vida había encontrado tantos errores por página y eso que he leído libros realmente malos. Pero, ay lector, si sigues aquí es porque quieres una crítica hater y supongo que la vas a tener, aunque intentaré razonar por qué creo que este libro es un mojón maloliente.


A nivel general y sin entrar en spoilers supongo que podemos catalogar la novela como «erótica» pero lo cierto es que he encontrado más eroticismo en novelas «de fantasía» medieval así que no sé yo. Captive Prince está situado en un mundo alternativo que es un extrañísimo conglomerado de cultura griega, «occidental» en una masa indistinguible, y lo que soñaban los decimonónicos muggles sobre los harenes musulmanes. Os adelanto que el mundo no está desarrollado y se cae por todos lados. Ni siquiera sabe elaborar las normas de un harén o de los esclavos, que es lo que nuestro protagonista Damianos (no, no se llama Damen) vivirá durante las 160 páginas interminables. Las otras están dedicadas a un epílogo con la historia de un personaje extra sin demasiada importancia donde, ¡ojo!, por fin se nos dan unos trazos apurados de lore mencionando las relaciones de la familia de Damen y alguna que otra canción. 

Sí, en las últimas páginas. 



 Otro tanto de desastre podríamos decir de los personajes, que no se conoce nada personal de ellos —¡ni del protagonista!— a pesar de que hay tiempo de sobra  para ello. Doña Pacat quiere jugar a elaborar una trama de política y drama y no lo consigue por ser bastante, pero bastante, predecible y torpe.

El uso de la violencia y de las humillaciones, que incluyen por su puesto sus descripciones racistas, nos acompañarán durante toda la trama. Por otra parte, no hay profundización de los sentimientos del protagonista, aunque la narración en tercera persona sólo se sitúa en su punto de vista. A menudo se eliminarán torpemente pedazos de información esencial que ningún autor dejaría fuera de contexto con tanta negligencia para suscitar expectación. 

A nivel de lectura no puedo hablar demasiado. Quitando cuando a doña Pacat le da la fiebre de describir los adornos, es un nivel de inglés accesible y se lee sin más. Diría que no tiene un gran ritmo porque no sabe imprimir tensión o sentimiento a las escenas, aunque también podría ser cosa de la barrera del idioma. Pero he leído libros en inglés que me han hecho temblar o llorar, así que no me fiaría mucho de esa excusa. 

En temas de romance, vamos a encontrar una relación tóxica y sus supuestos primeros pasos, porque no veo nada de relación entre los protagonistas. Es una introducción lenta porque, para ser sincera, no veo por ningún lado que pueda haber una evolución hacia ninguna otra clase de sentimiento que no sea odio o desprecio. Como todo se deja para el segundo libro será cosa de los lectores descubrir si de verdad puede haber algo entre estos dos. 

Yo, como no tengo interés, lo he leído por encima en Internet. Allá los que quieran continuar. Por mi parte ya he tenido suficiente muerte cerebral. 

En resumen, no es un libro que recomendaría. A nadie. Si se quiere buscar relaciones bdsm hay libros de Anne Rice mucho más violentos y estúpidos pero que se centran en lo que uno a va a buscar: eroticismo y, andando los libros, porno duro. Si se quiere una historia de política, hay para aburrirse, empezando por Juego de Tronos. Si se busca un buen mundo, huid de aquí. En cuanto a romance homosexual… Supongo que pasa un poco como con La Canción de Aquiles. Como no hay mucho más que leer, la gente se aferra a lo que ya existe. Aunque sea malo.

Suerte con ello.

Y ahora, vamos a destripar este libro, ojojojo.





Historia


Bien, queridos míos. No voy a mentir. Pocas veces he tomado tantos apuntes de algo y, ya que estoy, vamos a ir destripándolo poco a poco, hablando del ritmo, de la narración y de las perlas —prácticamente he encontrado una por página así que os ahorraré la mayoría—. 

Para empezar, me sorprendió mucho que no tuviéramos una descripción del protagonista, Damianos. Sólo sabemos que tiene la piel tan oscura que puede ocultar los moratones. En cambio tendremos extensas descripciones de Laurent. En fin, al tajo. De buenas a primeras encontramos que Damianos es traicionado por sus súbditos, capturado, sometido a humillaciones sexuales [R: por que para qué esperar. Ah, sí, que doña Pacat quiere recordarnos que este es un libro erótico. Y gay. Muy gay. Por eso resalta que Damianos es hetero y muy hetero. A mí esto me suena a doujinshi] [G: Qué burdo]. Al parecer su hermano mayor se lo quiere quitar de encima tras la muerte de su padre y… 

¿Qué es lo que hace un gobernador cuando quiere librarse de un hermano pequeño? Matarlo y fingir su muerte, evidentemente. Clásico pero eficaz. Bien, hasta aquí sin problemas. Lo que pasa es que entonces nos quedaríamos sin historia. Así que, ¿para qué buscar una buena excusa de una confabulación palaciega donde Damianos, como príncipe heredero, tiene alguna clase de poder? ¿Qué tal una captura inesperada en alta mar? ¡No! Vienen X personas, matan a la esclava de Damianos —no sabremos nada más de su vida en el reino de Akielos hasta casi el final del libro— y cuando él no se doblega a ser desnudado y humillado, lo drogan y meten en un barco camino a… ¡Redoble de tambores!
Sé que no son tambores pero si doña Pacat puede mentirme sobre el tema del libro...

¡Vere, patria de los peores enemigos de Akielos! ¡Damianos va a ser vendido como esclavo sexual para el príncipe heredero de Vere! ¡Porque eso tiene todo el maldito sentido del mundo! ¡Envía a tu hermano, que en teoría (si fuera un buen personaje o tuviera cierto interés en una supuesta trama política) debería estar encantado de poder coger a enemigos y guiarlos como fuerza invasora para recuperar el trono y librarse de ti (porque evidentemente tu gobierno va a ser nefasto. ¡Para qué poner a un «usurpador», aunque sea el primogénito, como un buen gobernante y al protagonista como un inepto!)

Pero no, eso es demasiado fácil para doña Pacat.

Sin que conozcamos nada de Akielos más allá de que tienen harenes y esclavos, nos envían directos a Vere. Para que así podamos contrastar ambas culturas o conectar de alguna forma con Damianos. La verdad es que habría sido interesante si este hiciera comentarios más allá de la ropa, los adornos y… el sexo. [R: y si hubieran sido sociedades coherentes, pero eso ya lo trataremos en su respectivo apartado]

El caso es que, sin previa educación —a pesar de que se resalta que es un esclavo que se ha resistido, que es violento y por eso debe ir cargado de cadenas. Se supone que será «un reto» para el príncipe Laurent—, se presenta a Damen en sociedad. Y uno diría: ¿y a quién coño le importa quién es el nuevo esclavo de cama del príncipe? Es decir, ¿es tan importante como para plantarlo medio desnudo en medio de la corte? Al parecer sí. Porque este libro no sabe nada de esclavos [R: pero ya lo trataremos en su apartado porque si no me da un chungo y a ver quién cuida de Lyra y Green entonces] [L: Se buscan brujas] [G: Preferiblemente viejas] y tiene mucho complejo de la presentación de Sefora en el Príncipe de Egipto [L: Pero es Sefora y se gana el derecho a tener esa escena (?)]. Las cosas no pasaban así, queridos lectores. En todo caso se humillaba a alguien poderoso… y solo cuando estabas completa y absolutamente seguro de que no habría forma de que se vengara o un país se levantara contra ti. 

O fueras idiota.  

Ah, ah, ¡ah! Empezamos con las perlas (y traducciones-patata):

«What's your name, sweetheart?» (p. 18)
[¿Cuál es tu nombre, encanto?]

Os pido, por favor, que os imaginéis a Enrique VIII (ese que mató a la mayoría de sus esposas) o a, no sé, Ricardo Corazón de León —vale, ese era gay, mal ejemplo, pero bueno, lo del esclavo se mantiene— o a Felipe II o a cualquier rey plantado frente a un esclavo llamándole sweetheart/encanto. Y ahora imaginaos a ese esclavo diciendo esto: 

«I speak you language better than you speak mine, sweetheart».
[Hablo mejor tu idioma que tú el mío, encanto.]

Solo voy a decir una cosa: ¿Quién me dijo que este libro era bueno? ¿Quién? QUE SALGA AHORA MISMO. Y que me rompa la varita por ser tan ingenua. [G: ¿¿¿Encanto??? ¿¿Pudiendo decir CORAZÓN DULCE?? Qué vergüenza.]

Sé que estamos todavía hablando de la historia y no de los personajes, pero quiero comentar que en ocasiones un narrador idiota es interesante porque puede llevarte a confusión. Al principio quería creer que lo de Damianos es intencional. Y lo es. Pero lo es de forma mala. Veréis, cuando le preguntan a Damianos que qué ha hecho para cabrear tanto al rey de Akielos, este responde:

«'You have a scar' [...]
'I served in the army.'
'So Kastor sends a common soldier to rut with a prince. Is that it?' »(p. 23)

[—Tienes una cicatriz (…)
—Serví en el ejército.
—Así que Kastor envía un soldado corriente para que se acueste con un príncipe. ¿Es eso?]


 Bien. Es divertido que este diálogo no despierte sospechas en la corte y ya va demostrando la calidad de la narrativa de doña Pacat, que nos obliga a asumir que todos menos Laurent —a la larga— son estúpidos perdidos. ¿De verdad nadie sospecha de un soldado enviado y bautizado por el monarca, que se comporta con arrogancia y elegancia, y que además fue condenado por el propio rey? 

Como mínimo se encuentran ante un general. Uno que usar en la guerra contra un reino que debería odiar. Pero tenemos un grave problema y es que de Damen vamos a saber nada a lo largo de la historia. Ya lo desarrollaremos en su sección de personaje pero resulta que ama su reino, no sabemos qué piensa de su hermano y a estas alturas al parecer no tiene ni remota idea de cómo funciona el reino archienemigo. ¡Bravo! [L: Pero cuidado, que habla mejor su idioma que ellos]

El caso es que en los libros cortos —o más bien que dicen ser eróticos— hay que ir al tema rapidito. No puedes perder el tiempo no se te vayan a ir las lectoras. Así que sin contexto, sin desarrollo de personajes, secuestros al protagonista, lo humillamos un poco y lo plantamos de inmediato ante el interés romántico.

Me encanta esta dibujante y no sabéis cuánto me duele cuando sube dibujos de esta cosa.


El caso es que me hace mucha gracia que nadie pueda distinguir los andares de un soldado corriente de los de un príncipe, porque Damianos es muy inteligente y por supuesto que no agacha la cabeza ni finge hasta que faltan treinta páginas para que se acabe el libro. Se me ha insinuado que Laurent sabe que es Damianos… lo cual veo poco lógico PERO BUENO [L: "Podría usar a este príncipe para desprestigiar al usurpador, conquistar el reino con el apoyo de simpatizantes y ponerle en el trono como mi marioneta... NAH, ME FALTAN ESCLAVOS"] [G: Santo Smaug, qué absurdo todo]. La habilidad de doña Pacat para escribir no es precisamente buena así que cualquier cosa es posible.

'Kastor wished to humiliate me'. (p. 23)

[Kastor deseaba humillarme.]




De verdad que a veces me cuesta mucho, MUCHO no reírme a carcajada limpia con este libro. Kastor deseaba humillarte. Ajá. Esto es estúpido.

'The Bastard King disposes of his waste by tossing it at my feet. Is that supposed to appease me?' (p. 23)
[El Rey Bastardo se deshace de sus sobras arrojándolas a mis pies. ¿Se supone que eso debe hacerme sentir halagado?]

Y claro, si suponemos que Laurent ya ha averiguado que este hombre es importante, podría entender que estuviera disimulando y fingiendo desprecio para luego usarlo. No es el caso así que simplemente es ser tocapelotas. Y bueno, BUENO, llegamos a una parte que adoro [R: he acabado amando estas cosas para no llorar]. Laurent decide que quiere darle una lección a Damianos y azotarlo. Pero entonces llega su tío el Regente para impedirlo. Sus motivos son estos:

'Not if you intend having him beaten to death. That’s not suitable use for the gift of King Kastor. We have a treaty with Akielos, and I won’t see it jeopardised by petty prejudice'. (p. 24)
[No si pretendes apalearlo hasta la muerte. No es un uso apropiado para el regalo del Rey Kastor. Tenemos un tratado con Akielos y no lo veré comprometido por pequeños prejuicios.]

Insisto en que esto lo desarrollaremos en el penoso mundo de este libro pero mi cara al leer esto debió ser un verdadero poema. Es decir, usa un tratado para proteger a un esclavo. Un don nadie porque no es un rehén, no es un prisionero de guerra. [G: Whaaaaaaat?]

Después de esto vemos que, al parecer, los nobles de este reino andan con sus mascotas humanas de un lado para otro todo el tiempo, besuqueándolas y masturbándolas en público. Para tocar nuestra parte más morbosa, encontramos que uno de sus entretenimientos preferidos es una suerte de espectáculo al estilo lucha de gladiadores, solo que se busca que el ganador viole al perdedor.

Y aquí si Laurent hubiera dado a entender que sabe quién es Damianos, pues habría estado interesante. Pero como este libro tiene un claro déficit de exposición cuando es necesario se deja para otra historia. Así que el odio que tiene Laurent a Damienos solo se puede explicar poooorque… es racista. ¿No vais amando ya la pareja?

El caso es que Laurent droga a Damianos para que participe, no contra un esclavo, sino contra un mercenario enorme que va dispuesto a violarlo sí o sí. Y no han transcurrido ni dos días, qué bonito es el co-protagonista. Si Damianos lo hubiera desafiado tras un tiempo, lo entendería. Pero ¿dos días? Acostumbrémonos porque luego tendremos períodos donde no ocurre absolutamente nada.

Damianos sobrevive a este asalto con su trasero intacto, pero se gana a un enemigo. Una de las nobles que hay por ahí quiere recompensarlo ofreciéndole a su mascota para tener sexo, cosa que Laurent aprueba pero él se niega afirmando que «no viola niños» —lo cual indigna bastante a Laurent porque siente que lo está llamando violador. Ay, chico, y lo que te queda cuando entre a examinarte como personaje—. Debo poner lo que le responde porque es de las pocas cosas que me gustan de este libro y que me recuerda que doña Pacat a lo mejor piensa al escribir:

'The barbarian won't fuck boys, he prefers to wait a few years and then use a sword in place of his cock'. (p. 43)
[El bárbaro no se folla esclavos, prefiere esperar unos pocos años y entonces usar una espada en vez de su polla.]

Pero, acto seguido, Damianos se sonroja y se defiende diciendo que siempre hay muertes en ambos bandos. Cosa que no entiendo porque para un príncipe y un soldado matar en la guerra debería ser un orgullo pero bueno. Para qué pedir lógica. Por ejemplo, poco después Laurent le dice a Damianos que debería haberlo azotado el primer día. Damianos pregunta que por qué no lo hizo. Laurent responde que porque quería saber cómo era. Los dos se han olvidado convenientemente del Regente que impidió que lo azotaran porque tiene a su sobrino cogido por los cataplines.

Y entonces, ENTONCES, llega lo mejor, lo que más he amado de la narrativa de este libro y que no tiene EL MÁS REMOTO SENTIDO. 

¿Estáis preparados? ¡Redoble de tambores!

«Damianos, the dead Prince of Akielos.» (p. 52). 
 [Damianos, el difunto Príncipe de Akielos]

Por favor, fijaos en la página. 52. De una novela de menos de 200 páginas. ¿Bien? Pues resulta que fue Damianos quien mató al hermano mayor de Laurent en una guerra de hace un tiempo, donde también falleció el rey de Vere. Y evidentemente Damianos sabe desde el principio a quién había matado y quién era Laurent. 

Esto es ser Mal Escritor. No es cuestión de que ocultes un hecho como, por ejemplo, vemos en Canción de hielo y fuego donde el autor nunca nos cuenta qué fue lo que le prometió Ned a Lyanna, porque Ned simplemente no quiere pensar en ello al ser motivo de vergüenza y dolor. Eso está justificado, pero en los momentos precisos se nos dice: eh, pasó algo. No nos sueltan siete libros después la bomba sin que se haya indicado nada antes. 

Pues eso es lo que hace doña Pacat. A estas alturas estaba trepando por las paredes porque Damianos debería haber revelado ante el Regente quién era para conseguir volver a su reino y sacar a su hermano del trono. Pero no lo hacía. ¿Por qué? Aparte de que el personaje, el pobre, es rematadamente tonto, resulta que sabía que Laurent lo mataría si tenía la oportunidad por pura venganza. Que por eso lo envió su hermano a manos de Laurent. 

¡Lo cual sigue sin tener sentido! Incluso si asumimos que Laurent sabe que Damen es Damianos y de ahí vienen todas sus maldades, se me ocurren realmente pocos motivos para enviar a tus acérrimos enemigos a tu hermano envuelto en gasa, sobre todo cuando, en teoría, debería estar sediento de venganza. Es una bomba nuclear, por el amor de Medea.

Y en cualquier caso, es algo que se tendría que haber presentado nada más saber Damianos a dónde iba o al menos al escuchar el nombre de Laurent. ¡Si no fuera su punto de vista de narración, qué más, se podría ocultar! ¡Pero no lo es! ¡Damianos tendría que haber pensado sobre ello, cagándose en su hermano o acojonado por si lo reconocen y no hay nada! ¡NADA!



Tras esto dan latigazos a Damianos y el maravilloso ritmo de Captive Prince, que lleva con sutil elegancia la revelación de un hecho tan dramático, se centra en describir que pasa tres días en cama. Solo después de que el Regente lo visite se sienta a pensar en cómo mató al hermano de Laurent. Y no hay ninguna conclusión ni realmente nada interesante. Sigue encerrado sin hacer mucho más hasta que llega un momento delicioso y es que el Consejo del Regente intenta hacer que Laurent quede como un villano por… azotar a Damianos, un esclavo que en teoría se había sobrepasado con él:

«'A slave laid hands on me and I had him flogged for it.’
 ‘Twice’ said the Regent. ‘Against my orders. The second time, against the advice that it might lead to his death. Almost, it did’.(p. 63) 
 [-Un esclavo se atrevió a ponerme las manos encima y lo mandé azotar por ello.
-Dos veces -dijo el Regente-. En contra de mis órdenes. La segunda vez, desobedeciendo mi advertencia de que podría llevarle a la muerte. En realidad, casi lo hizo.]

Y no sé cómo decir qué esta escena es ridícula. Este absurdo encuentro parece mejorar un poco cuando Laurent le recuerda a su tío que es su esclavo y puede hacer lo que quiera con él [R: porque los esclavos no tienen derechos PERO BUENO] [L: Aquí sí. En el resto de sociedades esclavistas, no] pero nada, doña Pacat se empeña en desarrollar una discusión completamente absurda acerca de lo malvado que es Laurent por dañar cosas de su propiedad. 

Y llegamos a la cúspide de los esfuerzos de doña Pacat por romper mi suspensión de la realidad:

‘But this time your disobedience has threatened an accord between nations.’ (p. 63)
[-Pero esta vez tu desobediencia ha amenazado un acuerdo entre naciones.]

 Qué. Cómo. No sé, es tan normal que haya una guerra porque han pegado a un esclavo. Puf. Sí. Así estallan las cosas siempre. Decídselo al Archiduque de Austria para qué le mataron, si con matar a un don nadie habría bastado para iniciar la Primera Guerra Mundial. Qué más da que eso es lo que pasa con embajadores o rehenes políticos. Aquí si matas a un esclavo que es un regalo ya está. Demos un pañuelito a George R.R. Martin por liar su argumento con la muerte de personajes importantes para desatar un conflicto a escala del reino.

¡Pero la diversión no acaba aquí! 

’Your lands of Varenne and Marche are forteit, along with all troops and monies that accompany them. You retain only Acquitart. For the next ten months, you will find your income reduced, and your retinue diminished. You will petition to me directly for any expenses. Be grateful you retain Acquitart, and that we have not taken this decree further.’(p. 63)
[Tus tierras de Varenne y Marche quedan requisadas, junto a todas las tropas y dinero que van atados a ellos. Mantendrás solo Acquitart. Durante los siguientes diez meses tus ingresos serán reducidos, así como tu séquito. Me pedirás directamente para los gastos. Agradece que retienes Acquitart y que no hayamos llevado este decreto más allá.]

A ver, a estas alturas no sabía si pensar que había una confabulación o que simplemente está todo tan mal escrito que pretenden que me lo tome en serio. Porque el problema es que los personajes lo hacen. Laurent, los nobles, ¡nadie se escandaliza! Resulta que es un poco de las dos cosas.  El Regente quiere castigar a Laurent escudándose en que es un mocoso sádico y malcriado. Evidentemente toma las medidas ahora en vez de cuando era un niño y no le faltaba menos de un año para heredar el trono. En teoría es un castigo donde lo de Damen ha sido la gota que ha colmado el vaso. Pero es absurdo. Ninguna sociedad debería sentirse ofendida porque machaquen a un esclavo enemigo. Imaginad a un inglés del siglo XVI que destroza a un esclavo español. ¿Veis a algún inglés quejándose? ¿No? Pues eso.



La excusa es tan pobre que la usan para que Damianos valga algo en la historia (lo cual dice mucho de la pobre narrativa de la autora) y para... no sé. Mi ingenioso cerebro de brujita expulsada de la Academia no llega a mucho más. ¿Para demostrar que no tiene la más mínima inteligencia? A un príncipe no se le toca a menos que seas Rey (o Regente, pero a estas alturas Laurent en teoría tiene bastante gente que lo apoya, así que es un movimiento bastante suicida. Por no hablar de que eso de que hay que esperar a la mayoría de edad, JEJE, para ser rey pues no). 

Además, es un insulto otra vez a la inteligencia de los lectores. Los castigos políticos siempre eran disimulados: te mando al campo o a la casa de X, lo cual en realidad es un exilio, y todo el mundo lo sabe. Pero no lo digo en voz alta. Pero aquí sí porque la autora es tonta y piensa que los lectores también 8).

¡PERO QUE NO HEMOS ACABADOOOOO! [R: me va a dar un chungo muy malo. Green, Lyra, traedme el tónico.] [L: Lo gasté en otra reseña y aquí nadie va a comprar porque si salimos nos cazan] [G: Puedo darte un coletazo si quieres D: ]

Embrace the slave in apology and we are done’ (p.64) 
 [Abraza al esclavo como disculpa y hemos terminado.]

JAJAJAJA. SÍ, CLARO. POR QUÉ NO. [L: Y luego báñate, que has tocado a un esclavo, UGH] [G: PFFFFFFFFFFFFFT XD]

Laurent obedece al Regente porque, al parecer:

’He said nothing that could be taken as an open slight on the Regency’ (p. 66). 
[(Laurent) no dijo nada que pudiera interpretarse como un ataque directo contra la Regencia.]

Y todas las acusaciones de lamerle el culo al rey enemigo, eso ya no cuenta, ¿verdad, doña Pacat?

Tras esta caída en desgracia pasan otras cosas maravillosas, como que la mascota del Regente, un chico llamado Nicaise, al que quisieron que Damianos violara, empieza a escupir borderías contra el príncipe. Y luego, como doña Pacat debe temer estar perdiendo nuestra atención porque el contacto con Laurent es cuanto menos fugaz y no se está desarrollando ninguna relación entre los protagonistas, y además recuerda que se supone que este es un libro erótico, nos pone una maravillosa escena. Con el mejor guion y la técnica digna de Shakespeare, mete a dos nobles recurrentes muy aburridos de su insulsa vida y que quieren que Damianos haga algo sucio porque está buenísimo (que no se nos olvide, eh). Laurent accede y una de las mascotas le hace una felación a Damianos. Pero como a este, en teoría, no le van los hombres, no se le levanta a pesar de que dice que es muy bueno con la boca. Necesitamos que Laurent, en teoría frígido, venga a darle explicaciones al esclavo sobre cómo debe acariciar y lamer a Damianos. Joder con el esclavo experto.



Tras esta experiencia, Damianos se acerca a esclavos de su reino, varios de los cuales iban a entrar a su servicio. Y se siente culpable y se hace amigo —sí, a pesar de que no intercambia más que un par de frases— con uno llamado Erasmus… [R: al que no me puedo tomar en serio por el nombre. Soy una terrible persona pero ya lo sabíais.] [L: Tiene bastante guasa si lo piensas bien] Es uno que ha sido dulcemente entrenado para ser el esclavo perfecto y que tiene muchas ganas de tener un amo digno y que lo quiera mucho. Porque al parecer el Regente es bastante cruel con él. Reaparece entonces Govart, el mercenario que intentó violar a Damianos, y que no tiene más papel que hacer de malo y maltratar a Nicaise para sacar de quicio a nuestro protagonista.

Esta parte me saca de quicio porque se justifica indicando que la corte es depravada, pero ya llegaremos a ello. El caso es que si Govert hubiera tenido más papel, si hubiera acosado a Damen o si simplemente el worldbuilding fuera mejor y no tan absurdo y si Erasmus hubiera salido más de dos páginas, esto sería un buen punto de inflexión. Van a hacer daño a Damen a partir de la única persona que le ha tratado bien y con quien ha establecido una conexión. ¡Pero! ¡PERO!

Y entonces tenemos uno de los momentos que mejor hablan de la habilidad de doña Pacat:

«He could not leave, not if it meant abandoning the other to their fate.» (p. 83) 
[(Damianos) no podía marcharse, no si significaba abandonar a los otros a su destino.]

Al parecer, Damianos no tiene a nadie en su hogar que le preocupe, solo los esclavos a los que mataron. Por eso se le da a estos esclavos para que tenga algo por lo que actuar en la historia. 

Poco después llega a Vere una embajada de un reino rival a Akielos.

 «Was the delegation here simply to discuss trade, or was it part of some larger shift in the political landscape?» (p.83)
 [¿La delegación estaba aquí simplemente para hablar de comercio o formaba parte de un plan más a largo plazo en el panorama político?]


G: Me encanta esta peli <3


Damen, en serio. Es como preguntarse si Francia y España tramarían algo contra Inglaterra o si Francia e Inglaterra planearían algo contra España y un largo etc. ¿Y para qué importa esto? Bueno, pues para que el príncipe de este sitio se encapriche de Laurent y nos diga (que no muestre) la autora que puede ser encantador.

Se supone que a estas alturas Damianos ha aceptado que es un esclavo, pero acto seguido va a pedirle un trato a Laurent a cambio de su buen comportamiento. Que libere a los esclavos de Akielos.

«‘You would really sacrifice your pride over the fate of a handful of slaves?’»  (p. 86)
 [¿De verdad sacrifiarías tu orgullo por el destino de un grupo de esclavos?]

Compréndelo, Laurent, es un personaje sin fondo, necesita alguna excusa para que nos caiga bien más allá de ser sometido a humillaciones y torturas. ¿Que es algo muy vago y fuera de lugar? Seh. Pero esto es Captive Prince, donde todo mola aunque no tenga sentido porque al menos tenemos una novela gay. El caso es que Laurent deja hablar a Damianos y se interesa  porque Govart maltrata a uno de los esclavos del Regente. Mirando con retrospectiva supongo que podemos asumir que es porque ve la excusa perfecta para darle una puñalada a su tío pero de verdad QUE NO PUEDO.

Su respuesta es que sus acuerdos no sirven de nada pero quizá haga que los esclavos se vayan con X persona, es decir, que los liberará. "Eres un esclavo y no hago tratos con esclavos." Pero "he gastado la mañana sembrando la idea en la cabeza de Torveld (el príncipe del otro reino)" (p. 91)

En fin, entre tanto, el Regente insiste en acercarse a Damianos y probar su lealtad. Damianos se niega a mojarse [L: badum tssss]. Poco después, unos soldados llevan a Damianos hasta donde está Laurent y tratan de atacar al mismo. Damianos decide defenderlo —y me encanta que está en forma después de una sesión mortal de latigazos y semanas sin mover un pie excepto para masajes oiga—. Después de salvar la situación, vemos que Laurent está sometido a la misma droga que le impuso este a Damianos al principio del libro —y por eso Damianos puede ayudarlo, porque ha desarrollado una suerte de resistencia. Cuando solo lo sometieron a ella una vez—. Al parecer los asesinos se habían molestado en intentar ponerlo… cachondo. Se revela más tarde como un plan maestro donde se esperaba que Damianos y los hombres violaran a Laurent. Claro, porque es necesario que el príncipe esté palote y así luego poder echarle la culpa al esclavo de Akielos porque llevan armas de ahí y…
 


Esa fue mi reacción al leer la escena. Puede que un poco más incendiaria pero estoy intentando ser una brujita madura. [L: JAJAJAJAJAJA] [G: XDXDXDXDXD]

Entre tanto, Damianos aprovecha para escapar hacia…

«and across the border Delpha, and home. HOME.»(p. 135)
[y cruzando la frontera Delpha, y casa. CASA.]

Esa casa en la que no has pensado más que UNA VEZ EN TODO EL LIBRO. Y tenemos más atención a esta escapada que a su desarrollo emocional en más de cien páginas. Todo OK. Este es uno de los capítulos más inútiles del libro. La escapada es pesada, aburrida, sin fuerza, para que aparezca porque sí Govart para impedir que escape. Los guardias del concilio llevan dos horas buscando a Damen y lo van a matar pero llega la guardia del príncipe y lo salva.

En serio, matadme. [G: No, mujer, ¿quién me cepillaría los colmillos si no?]
 
Resulta que todo es un plan del Regente (nada que pudiéramos imaginar woaaah) que, no sé, en vez de declarar la guerra —porque a pesar de haber perdido al rey y al príncipe mayor parece que Vere está en muy buen estado para ir a la guerra, AL CONTRARIO QUE UN REINO VENCEDOR— porque MOTIVOS NO LE FALTAN tiene que elaborar un plan donde un esclavo random y unos soldados random con armas de Akielos violan y matan a Laurent. EN VEZ DE IR A LA GUERRA Y APROVECHAR EL CAMPO DE BATALLA O EL MERO HECHO DE LA GUERRA PARA QUE MATARAN AL CHICO. 
PORQUE LA GUERRA LA QUIERE HACER IGUAL. ASÍ QUE TODO EL SENTIDO DEL MUNDO. 
 
(NO.) [G: FACEPALM X2]

La historia termina con que Laurent es enviado a una posible muerte, ay ojalá, porque el Regente consigue ponerlo como un cobarde que no va al campo de batalla. Y al final Laurent tiene que claudicar y se lleva consigo a Damianos, que le asegura que podrá guiarlo por los campos de batalla. ¡Fin!

¡Pues no!

Tenemos un capítulo extra dedicado a Erasmus quien, por cierto, acabó yéndose junto a todos sus esclavos con el príncipe extranjero gracias a los tejemanejes de Laurent. Es aquí, en la página 168, cuando por fin se nos mete algo de cultura y nos enteramos de la historia (más o menos) de la familia de Damianos.

En-las-últimas-páginas.



Personajes


—Damianos/Damen


Sin lugar a dudas, doña Pacat no sabía cómo construir a este personaje. Casi no tiene trasfondo y parece más un narrador tipo Watson, destinado a quedar a la sombra de su rubio y futuro interés amoroso, ya que sólo es capaz de contar lo que ve con sus propios ojos. Y ya que no es muy espabilado, ni como narrador testigo sirve.  
En cualquier caso, diría que esto es más problema de la autora que de la concepción del personaje. Por ejemplo, Laurent, incluso con sus fallos culturales y las idas y venidas de la autora, es más consistente. El ejemplo más claro, independientemente de si en otro libro se explica —porque siendo un libro tan jodidamente corto ya podría habérselo trabajado un poco más, que no le costaba nada escribir un párrafo. ¡Pero claro, es pedirle lógica a una mujer que no nos da información básica como que Damianos mató al hermano mayor de Laurent!— es el «apodo» de Damianos. La narrativa y él mismo pasan a denominarse por el nombre de esclavo, lo cual es… absurdo. Tú, querido lector, te llamas de una forma y seguro que no querrías que te llamaran Paquito solo porque el traidor de tu mayordomo/vecino/hermano te ha impuesto ese nombre ni te denominarías a ti mismo como tal. A menos que hayas llegado al grado de ruptura mental de Theon Greyjoy, claro. Eso es usar bien un nombre para hablar de un rol. Lo que hace doña Pacat simplemente es absurdo.
 
«The king of Akielos says [...] call him Damen». (p. 19)
[El rey de Akielos dice (…) que lo llamemos Damen]
¿Hasta ahí de acuerdo, muggles míos? Me han insinuado que hay un motivo por ahí, pero en este libro no se explica. Así que no tiene sentido y es una flagrante contradicción que roba personalidad al personaje y credibilidad a la narración.


Lo cierto es que intentar dar coherencia a una historia que se cae a pedazos y es tan inconsistente como Captive Prince es casi imposible. No puedo intentar reconstruir con lógica a Damianos. Su estupidez sería interesante si estuviera enfocada de otra forma, porque, a ver, es tonto:

«Kastor had sent him to the one place where he could expect to be treater worse as a prince than he was treated as a slave». (P. 21)
[Kastor lo había enviado al lugar donde podía esperar ser tratado peor como un príncipe que como un esclavo.]

Esto es lo que piensa Damianos cuando sabe que lo han vendido como esclavo. En ocasiones, un narrador puede ser tonto o simplemente ignorar la realidad. Pensad en Sansa al principio de Juego de Tronos, en el protagonista de El viaje de Pi, etc. Se usa a propósito como marca del protagonista. Aquí no sé decidirme entre si es una excusa más de la pereza de la autora por construir un buen mundo, para poder reírse en nuestra cara o simplemente porque no sabe hacer buenos personajes. Puede que un poco de todo. Al menos puedo decir que hacia el final se ve que Damianos está construido como un personaje estúpido.

Algo que debe venir de familia ya que el hermano es idiota también. 

El caso es que, como decía, es un personaje vacío y contradictorio. Damianos echa en falta su casa pero no piensa en su hermano traidor, ni en seres queridos ni en nada (en la página 96 se pregunta qué habrá pasado en su reino y luego aprovechará para arañar un poco de datos pero nada, doña Pacat corta los pocos momentos de desarrollo), como mucho se preocupa por los otros esclavos que hay por ahí. ¡Menos mal que el libro se esfuerza en mostrarte que es una persona con un pasado que lo ata, que justifica sus ganas de querer volver a casa! ¡Es un enorme esfuerzo hecho para desarrollar a un personaje joven y orgulloso, injustamente humillado, vendido, torturado!
’Because I am stuck here in this cage and I have no other way to help them’. (p. 86)
[Porque estoy atrapado aquí, en esta jaula, y no tengo otra forma de ayudarles.]
Esto es de cuando Laurent le pregunta que por qué se está humillando y condenando como esclavo a cambio de otros esclavos. Si se enfocara como "porque necesito saber que tengo poder" crearía a un personaje mucho más humano, con fallos y un orgullo que va más allá del: no me vengo abajo aunque me azoten y hagan una felación pública.
Se quiere enfocar a Damianos como un personaje digno y noble, casi inocente [R: lo cual produce muchas, er, contradicciones. Por  ejemplo, en la página 93 dice que Nicaise no puede ser peligroso porque tiene 13 años. Y él mató al hermano de Laurent con 15. Ajá.] [G: Otra cosa sin puto sentido] con sus fallos —creo que es lo único interesante, que destaca Laurent, PERO COMO NO CONOCEMOS A DAMIANOS COMO PERSONAJE…— pero la autora debe llegar al extremo de ponerle a unos esclavos que no conocemos ni nos importan como carga moral para que sea capaz de inspirar sentimientos positivos aparte de que «no quiero ver cómo siguen torturando a este pobre imbécil».
‘Please. They're not like me. They're not soldiers. They haven't killed anyone’. (p. 86)
[Por favor. No son como yo. No son soldados. No han matado a nadie.]

 Damianos es tan maravillosamente anacrónico que relaciona el matar con algo malo y merecedor de castigo si NO eres un soldado. Y encima es un príncipe. Hay que estar muy desesperada a estas cosas para intentar que te caiga bien el personaje. Pero está tan mal construido que, aunque sabe que su hermano mayor mataría a todos los cómplices (p. 112) de su captura, todavía no se ha desarrollado qué siente por él.
No solo eso sino que el desconocimiento de la autora por construir sociedades [R: aaaah pronto llegaré y ME DESCARGARÉ] impide que haya cualquier clase de transición de príncipe a esclavo. Sí, es evidente que es orgulloso, pero ¿qué nos importa si no lo hemos visto perder nada? No sabíamos cómo era su vida en su hogar, ni qué relaciones tenía. Su secuestro es insípido y vacío y sus torturas solo resultan humillantes porque están hechas para eso y, personalmente, porque son absurdas. ¿Desde cuándo a un esclavo al que hay que encadenar porque muerde lo llevas a una especie de reunión social para presentarlo al príncipe? Alguien ha estado viendo demasiadas veces El Príncipe de Egipto, me temo.

Lo lógico es que como mínimo le enseñaran cómo tiene que comportarse un esclavo, con sus diferentes costumbres sociales —e idioma. Damianos sabrá hablar el idioma de Vere pero en teoría es un maldito don nadie, ¿cómo esperan que sirva al príncipe?—.
«Damen had never performed a servile task before in his life» (p. 46) 
[Damen nunca antes había realizado una tarea servil en su vida.]

Y por eso el señor que te daba instrucciones debería haber aprovechado estos seis días de vagancia para enseñarte, como sería lo normal en un esclavo, pero pa qué. Luego dice que ha aprendido por cómo lo han bañado y bueno, supongo que tendrá más dotes de observación que de interés en hacer avanzar la historia…

En defintiva, Damianos es un mal personaje. No siento que se haya logrado nada con una presentación tan larga. Apenas sí ha evolucionado su personalidad, mucho menos su relación con Laurent. Y hablando del diablo...

—Laurent

Podría haber sido un personaje interesante, de esos que te piden que te acerques y les quites capas y descubras que más allá de su faceta de gilipollas existencial hay una persona interesante e incluso puede que fuera algo amable. Lástima que haya visto mil veces las mismas excusas para personajes de su calaña desde mucho antes de Christian Grey. Y aunque no se aclara en este libro, algo me olía que iba a hacer la autora y ¡sí! ¡Laurent es frígido porque sufrió abusos sexuales de niño! [L: Anda, podría aparecer en Mentes criminales] ¡Porque ahora haber sido abusado te da una excusa moral para que las fans puedan cogerte cariño y justificar tus acciones!


Bien. Laurent es un personaje físicamente atractivo y que, en teoría, tiene una lengua de oro. Lástima que en ningún diálogo se muestre y que sea Damianos quien nos asegure que es encantador y carismático.

«Damen was sick of certain kinds of exchanges; the kind Laurent favoured, and enjoyed, and was good at.» (p. 89)
[Damen estaba harto de cierts tipos de intercambios; el tipo que Laurent prefería, y disfrutaba, y en los que era bueno.]
Yo estoy enferma de que los autores sean tan vagos.
«But of course, Laurent was good at talking» (p. 95).
[Pero, por supuesto, Laurent era bueno hablando.] [R: Ajá, por eso es enemigo del 90% de la corte]

Aparte de eso es un violador —porque, sí, ordenar que violen a gente es participar en el acto. No necesitas penetrar a alguien para ser un abusador sexual. Estás humillando y reduciendo a la mierda a varias personas—, un manipulador y nunca nos acercamos a él más que cuando está cachondo por culpa de una droga así que… No, no es un buen personaje. Quizás en otros libros. Pero ya que dedican uno entero a la presentación, habría sido de esperar que como mínimo se le profundizara un poco. Porque, no, que tenga al Regente tras sus talones para matarlo no me da lástima. Sinceramente, ojalá le cortaran la cabeza.

Y además, llama sweetheart a los esclavos delante de toda la corte. De verdad que no me puedo tomar en serio a un personaje así.
El caso es que hay contradicciones demasiado flagrantes en cómo está escrito y que me hacen mucha gracia. Aunque lo desarrollaré más abajo, la sociedad de Vere es una que promueve la homosexualidad entre nobles y esclavos para evitar la llegada de bastardos:
«If you believed the Prince's guard, Laurent was the impregnable citadel, and took no lovers at all.» (p. 75)
[Si creías a la guardia del Príncipe, Laurent era una fortaleza inexpugnable, y no tomaba amantes.]

Entonces por qué  tiene fama de gustarle los esclavos difíciles. ¿Hablamos de amantes nobles? Eso no puede ser porque la heterosexualidad está prohibida entre «iguales», así que no. Entonces sólo quedan putas, que no porque las odian, o... esclavos. Pero la gente parece murmurar que es estéril. Así que... me gustaría pensar que es una burla que le dieran a Damianos. Pero eso sería darle demasiado crédito a una autora que ya se ve que no piensa mucho.

Doña Pacat ha intentado humanizarlo en sus relaciones con Nicaise, la mascota del Regente, pero cada escena era tan absurda que no sabía si reír o llorar. Más allá de que pueda sentirse identificado con él porque [R: supuestamente] Nicaise es un chaval manipulado por un adulto cruel e inteligente [R: reitero el supuestamente. La mayor parte de las cosas que este libro consideran inteligentes me hacen llorar de risa] [G: Yo aquí veo el problema de que muchos autores dicen las cosas creyendo que con eso basta, y no], la cercanía que demuestra con él, como si fueran iguales, el hecho de que coqueteen o hagan apuestas me hizo cerrar el libro demasiadas veces. De nuevo, esto lo trataré en la sección del Mundo pero es que podría haber estado bien hecho. Y no lo está.
Hasta un fanfic lo haría mejor.

Lo interesante de Laurent es que a veces es algo más que un tocapelotas y le devuelve algo de la hipocresía a Damianos. Pero más allá y de que es un rubio —se resalta mucho esto— delicado y atractivo, de apariencia angelical en contraste con lo cabrón que es…

¿No tiene nada?


—Nicaise

Uy. El niño bipolar de 12 años que probablemente esté todavía peor escrito que Damianos y eso ya es decir.
Es la mascota del Regente y si esto fuera Turquía entendería que tuviera un gran poder, pero las mascotas son eso, juguetes sexuales sin poder. Más allá de que nadie excepto sus dueños deberían poder tocarlos, no tiene ninguna lógica que tengan alguna clase de influencia… pública.




Pero Nicaise, a quien Laurent insiste en ponernos como un personaje inteligente [R: puedo oír a doña Pacat insistir a través de Laurent en ello], es puro grito, brusquedad y estupidez en una supuesta corte llena de intrigas. En cuanto Laurent pierde sus tierras, se planta frente a él a soltarle de todo y es… no sé. Imagino que tenemos que ver a un niño víctima de malos tratos, lo cual influye en su comportamiento, pero es que…

‘I don't want to sit next to you’, said Nicaise. ‘Fuck off’. (p.98)
 [-No quiero sentarme a tu lado -dijo Nicaise-. Vete a la mierda.]

Juraría que hace unas páginas me dijeron que era un niño con la mente de un adulto. Yo solo lo juraría pero... PEEEEEEROOOoooo.
’Good’ said Nicaise, and stabbed the fork viciously into Damen's thigh under the table. (p. 98).
[-Bien-dijo Nicaise, y clavó con saña el tenedor contra el muslo de Damen debajo de la mesa.] [G: O____O]
 .... adulto.

Es el problema de cuando la narrativa apesta jaja.

’You think sitting at the high table with him means something? It doesn't. He won't fuck you. He's frigid’. (p. 99)
[¿Crees que sentarte en la mesa alta con él significa algo? Pues no. No te follará. Es frígido.]
Creo que se me ocurren pocas cosas mejores para demostrar que sabes hacer un personaje inteligente que ponerlo en la misma mesa que el príncipe psicótico que casi mató a su esclavo a latigazo limpio y que parece que perfectamente puede oír lo que estás diciendo y soltar que es frígido. Rodeado de nobles. Pero nada.

Con todo, es cierto que tiene más interacción y química con Laurent que Damianos en dos simples páginas cuando llevamos casi 100 de libro. A lo mejor todos los fanarts me están engañando y el futuro interés  romántico es Nicaise…
’Bet your earring. If I win, you wear it’, said Nicaise. (p. 99)
[Apuesta tu pendiente. Si gano, lo llevas.]
Y aun así me muero viendo cómo Laurent se reduce a hacer apuestas con esclavos. Por otra parte, el comportamiento de Nicaise es tan visceral y odioso que me pregunto si no es un simple recurso para que los odios se centren más en él que en Laurent…

Vamos, otro personaje completamente olvidable.

Mundo/Credibilidad 



Aunque suelo volcarme mucho en los personajes, si se me vende que voy a leer algo más que una trama erótica, pues espero algo… ligeramente decente. Más si hablamos de dramas políticos y principescos.

De acuerdo, no me esperaba mucho. Pero no tal desastre.

El mundo de doña Pacat no tiene sentido. Ni recto, ni del revés, ni mirando de arriba hacia abajo ni de un lado a otro. En parte es porque no sabemos prácticamente nada. No se molesta en contarnos… nada excepto la ropa de los personajes. Y lo que aparece es estúpido.

No, en serio. Lo es. He pensado en esta solución varias veces.

Las sociedades de Vere y Akielos son indistinguibles más allá de que los de una visten con muchos lazos y de los otros no tenemos ni idea, excepto que no les da pudor la desnudez. Solo que la desnudez se relaciona con la esclavitud —igual que el maquillaje—. Y en Vere todos los esclavos van también desnudos y a nadie le importa.

Por otra parte, sabemos que son dos monarquías. Que son sociedades machistas por motivos que ya veremos. Y que en una tratan mal a los esclavos-mascota (adivinad, los «occidentales») y en la otra «no» —solo los matan como se hace con cualquier esclavo cuando su amo cae en desgracia—. En realidad, de Akielos casi no sabemos nada. Con suerte Damianos piensa algo de esa sociedad en cierto momento y en las últimas páginas del libro, en un episodio extra, averiguamos un par de cosas de la familia real. No se ciega a quienes miran el harén del rey, las mujeres llevan el pecho descubierto en verano, los enfrentamientos de puñetazos son con los hombres desnudos y los esclavos… también caminan desnudos. Me ahogo con esta magnificencia de worldbuilding contradictorio.

Más allá de esto, las sociedades están absurdamente enredadas. Comparten demasiadas ideas sobre los harenes y la sexualidad que recuerdan a las «idealizaciones» inglesas sobre las mujeres turcas y árabes.
«Probably everything in Vere looked like part of a harem» (p. 49)
[Probablemente todo en Vere parecía parte de un harén.]
Solo que se nos defiende una y otra vez que es una sociedad super purista. Cosa que, por supuesto, tiene mucho sentido cuando vemos esta estampa:
«In this over-clothed society Damen might have expected Laurent to display some self-consciousness, but Laurent seemed as coolly immodest about his nudity as he was about everything else» (pp. 45-46) 
[En esta sociedad con demasiada ropa, Damen podría haber esperado que Laurent tuviera alguna clase de vergüenza ajena, pero Laurent parecía tan inmodesto acerca de su desnudez como de todo lo demás.]


Esto podría haber sido un buen worldbuilding si no fuera porque los nobles llevan esclavos medio desnudos por ahí a los que les meten mano en cualquier momento y evidentemente no sienten pudor porque los mandan prácticamente sin nada al ring de combate. Sabes, si me defiendes una sociedad purista, es normal que tengan una versión oscura donde tengan que desatar sus instintos básicos. Pero, doña Pacat, solo necesitas leer un poco para ver que estas cosas, en especial entre los nobles, se daban en sus mansiones, apartados del castillo. Claro que si quieres plasmar una sociedad más desinhibida y medieval, igualmente haría bien en leer sobre cómo la desnudez era algo excepcional y reducido. Pero evidentemente doña Pacat no se ha molestado en construir un mundo creíble, ¡así que sigamos!

Si no fuera porque se resalta que Laurent y su gente tienden a ser rubitos, habría pensado que son dos sociedades mal construidas de Oriente Próximo. Para confirmar esta idea, mirad la Wikipediade Vere, el país de los Occidentales —al parecer, JAJAJA, inspirado en Francia—, que en su momento se llamaba Rabat, lo cual es claramente no-occidental. No solo eso, sino que no entiendo cómo Akielos y Vere son reinos que se tocan EN LA FRONTERA y sus habitantes son tan diferentes. No tiene el más remoto sentido.

Pero nada lo tiene en este libro.

Ni siquiera el pensamiento de los personajes acerca de sus enemigos está bien tratado.

«He knew how the Veretian thought of his people. Barbarian. Slave». (p. 20)
[Sabía lo que pensaban los veretianos de su gente. Bárbaros. Esclavos.]


Doña Pacat tiene tan impreso el pensamiento «occidental» que pone en labios de Damianos cómo ven estos a su pueblo y no lo que piensa él de ellos. Y esa es de nuestras primeras presentaciones de los veretianos, o como se escriba en español.

Y POR FIN LLEGAMOS. Los esclavos no tienen sentido en esta historia. Se da a entender que hay un sistema organizado, con muchos harenes y baños y —de verdad, señora, usted no ha leído nunca sobre la Francia medieval y se nota— cosas sensuales para exaltar la imaginación de sus lectoras. Pero a pesar de haber un jefe de esclavos, a suerte de eunuco, que enseña a los mismos cómo deben comportarse. Solo que, como doña Pacat no sabe cómo se deben presentar las cosas, en vez de resumirnos la educación que se le da a Damianos como esclavo, pasa que lo presentan en sociedad sin más. ¿Sentido? Ninguno, ya lo he dicho. Lo más divertido es que el jefe de los esclavos le espeta… después de la presentación en sociedad esta perlita:  
«‘I have only one thing to explain to you. They say in Akielos, you attacked your guards. If you do that here, I will have you drugged as you were aboard the ship, and have various privileges removed.» (p. 25)
 [Solo tengo una cosa que explicarte. Dijeron que en Akielos atacaste a tus guardias. Si haces eso aquí, te drogaré como en el barco y eliminaré varios de tus privilegios.]
Desde luego los jefes de esclavos de Vere tienen el sentido de la inteligencia en el mismo sitio que doña Pacat. ¿Dónde? A mi no me preguntéis. En serio, que me he pasado la mitad del libro dividida entre la risa histérica y las ganas de tirar el libro por la ventana cuando veía que la autora ni siquiera sabe cuál es la importancia de un esclavo.
«‘This is what Laurent thinks of our careful negotiations with Akielos’» (P. 57)
[Esto es lo que Laurent piensa de nuestras cuidadosas negociaciones con Akielos.]
¿En qué momento un esclavo es importante para negociar? En ninguno. Un esclavo, como bien demuestran las mascotas, no eran personas y ser el protagonista no debería eximirte de esa categoría. Si lo haces, ¿para qué coño, señora, le conviertes en esclavo? ¿Por qué no escogiste uno de esos más que habituales rehenes que se entregaban para garantizar la paz entre dos reinos enemigos y que habría tenido mucho más que ver con el título de Captive Prince?
  
«Also on the dais standing slithgtly back from the throne, Damen saw Councillor Audin’s pet, the child, done up even more garishly than Damen». (p. 62)
[También en la tribuna, un poco detrás del trono, Damen vio a la mascota del Canciller Audin, el niño, vestido de forma todavía más espeluznante que Damen.]

¿Qué hace, por Medea, una mascota sexual en la reunión del Consejo? Las sociedades decadentes son las que tienen protocolos y normas más estrictas al verse envueltas en problemas de burocracia, de fingir frente al público y casi no se podía respirar en ellas. La autora lo sabría si se hubiera molestado en estudiar un poco antes de ponerse a escribir esta excusa de novela que grita por todos lados «esto es algo más que porno».
No solo eso, sino que como Vere es el mal, tenemos el contraste absoluto en Akielos.
«’Slaves are trained to obey in all things, but their submission is a pact: they give up free will in exchange for perfect treatment’». (p. 86)
[A los esclavos se los entrena en todo, pero su sumisión es un pacto: dan su libertad a cambio del perfecto tratamiento.]
Lo sé, lo sé. Leer qué es un esclavo es también de cobardes. Cosa que vemos en cómo se comporta Nicaise nada menos que con el príncipe heredero —podríamos justificarlo con que sabe/cree que lo van a matar, pero sigue siendo absurdo—. Y este lo permite.




La calidad narrativa de doña Pacat no ayuda mucho a crear alguna clase de riqueza, para ser sinceros. Quiero decir, en cierto momento revientan la espalda de Damianos a latigazo limpio y aun así cree necesario poner:
«A bed replaced the floor cushions, so that he could lie comfortably on his stomach (to protect his back)» (p. 53). 
[Una cama reemplazó los cojines del suelo, para que pudiera tumbarse confortablemente sobre su estómago (para proteger su espalda)]

 Nah, se tumba bocabajo porque le apetece. E insiste: mantas que sólo le cubren hasta la cintura (para proteger su espalda) y lo mismo con otras cosas. Creo que hacía mucho que no leía algo tan… ni sé describirlo. En vez de poner que las heridas le arden o a un médico diciéndole cuánto tardaría en poder tumbarse bocabajo, ve necesidad de explicar todo lo… absurdo.
«’Freedom?’ said Erasmus, sounding scared for the first time. ‘Why would I want that. I cannot... I am made for a master’.» (p. 81)
[-¿Libertad?-dijo Erasmus, sonando asustado por primera vez-. Por qué querría eso. No puedo... Estoy hecho para tener un amo.] [L: Debo... pasar la noche... estudiando porque se me ha echado el tiempo encima y voy a catear el semestre]
Si lo hubiera dejado en lo primero en vez de EXPLICARLO tendríamos un diálogo mínimamente inteligente y emocional y marcaría bien las diferencias de mentalidad.

En fin, sigamos con el nefasto worldbuilding. La de Vere es una sociedad donde han establecido homosexualidad en ambos sexos para controlar el nacimiento de «bastardos». 

Mirad, vamos a dejar claro algo. El miedo a los bastardos es algo completamente machista. Se basa en el miedo de un hombre a perder su control sobre la descendencia. No es algo que tengan las mujeres de forma «natural» porque tu hijo es tuyo. Y punto. Hasta ahí no hay problema, ¿verdad? Yo tampoco lo tendría si no fuera porque el texto pone a la misma altura las necesidades sexuales de las mujeres… en un mundo evidentemente machista.
«Comprised of five men and no women, the Council…» (p. 62)
[Conformado de cinco hombres y ninguna mujer, el Consejo...]
¿Por qué se especifica que no hay mujeres? Porque se me insinúa que las mujeres tienen poder. Pero no tanto. Algo que nunca veremos porque Captive Prince está formado esencialmente por hombres y creo que sólo vemos a una mujer por ahí rondando con su mascota femenina. Aparte de que esto es un grave problema y me cansa que entrar en historias homosexuales signifique que las mujeres no existen, centrémonos en la mujer noble.

Según Captive Prince, a las mujeres les dan esclavas y van por ahí como cualquier hombre masturbándolas en público. Ajá. Sí, mira, eso de crearte un mundo homosexual para darte el gusto está muy bien. Pero como worldbuilding apesta y no tiene el más remoto sentido.

No solo eso, sino que me llama la atención que mantienen nuestra concepción de «puta» en una sociedad teóricamente «igualitaria».

«’You look like a whore’.» (p. 64)
[Pareces una puta.]
De acuerdo a Captive Prince, en Vere, la sociedad viste muy sosaina y purista, sin apenas dejar ver piel, y enfoca toda la riqueza en sus esclavos:
 «It was the custom of the Veretian nobility to dress in subdued splendour, distinguishing themselves from te garrís brightness of the pets, on whom they lavished their greatest displays of wealth» (p. 61). 
[Era costumbre de la nobleza veretiana vestirse con un esplendor controlado, distinguiéndose del abigarrado brillo de las mascotas, en quienes lucían sus grandes muestras de riqueza.]
Esto, por cierto, se contradice cuando leemos otra parte de la historia:
«‘[...] he stayed silent as Radel described the glory of the table [...]. Damen was not fit fo that company.» (p. 84)
[(...) se mantuvo silencioso mientras Radel describía la gloria de la comida (...). Damen no encajaba con esa compañía.]
Los esclavos-mascota se usan como exposición de poder y claramente los llevan medio desnudos a todos lados. En esta escena visten bien a Damianos [R: y con eso quiero decir que le cubren el cuerpo] y por tanto podríamos interpretar que no es una exhibición andante, pero su categoría como mascota debería mantenerse. Así que yo me rindo sobre todo después de ver cómo un mercenario random puede maltratar a la mascota del Regente sin más:
«‘Shut up’, Govart, irritate by the coughing, slapped him hard across the face». (p. 82) [...] «Govart pushed up the slave tunic, revealing the curves beneath. Erasmus didn't struggle'». (p. 82).  
[-Cállate. -Govart, irritado por la tos, lo abofeteó con fuerza en la cara. (...) Govart levantó la túnica del esclavo, revelando las curvas que había debajo (¿los hombres tienen esas curvas o Erasmus está rellenito...?). Erasmus no se resistió.]
También puede que todo esto sea solo una pobre excusa para describirme cómo cubren a Damianos de oro y poner loquitas a las lectoras. No digo que no se pueda, pero eso de vestir mejor que tú a tu perro no tiene demasiado sentido. En cualquier caso, si ligamos esto con las putas y el sentido despectivo que hay contra ellas solo puedo llegar a la conclusión de que son esclavas de lujo cubiertas de oro y con patrones muy poderosos. [L: Cada vez tengo más claro que los esclavos viven mejor que los nobles]

En cualquier caso, la prostitución surge de una sociedad machista. La prostitución implica bastardos. Sí, ninguna sociedad tiene sentido y siempre hay contradicciones, ¡pero en un libro deben ser intencionales, no como esto!

Lo mejor es que sigo sin tener claro cómo funciona con las mujeres esta sociedad. Akielos parece ser todavía más oriental que Vere, y más o menos igual que el tercer reino en discordia denominado Patras. Pero luego me encuentro con esto: 
«He was fifth in the line to inherit, after the King's litter of three sons and a daughter» (p. 95).
 [Era el quinto en la línea hereditaria, después de la camada del Rey de tres hijos y una hija. ]

Autora y si te molestas en decirme algo sobre las culturas de Akielos y Patras en vez de decirme que son "parecidas" Porque eso de que una mujer esté por delante de un hombre para heredar el trono es raro, rarísimo.

«Since the birth of Damianos, there was no Queen to select slaves for her own time.
 The King permanent mistress Hypermenestra had full rights and kept slaves as befitted her status, but was too politic to take any but the King to her bed». (P. 169)

[Desde el nacimiento de Damianos, no había reina para seleccionar esclavos para su pasatiempo. La concubina del Rey, Hypermenestra, tenía todos los derechos de mantener esclavos como era apropiado para su estatus, pero era demasiado educada para llevarse a nadie excepto al Rey a su cama.] 


Una de las pocas cosas buenas del libro que tenía que decir era que el comportamiento machito de los hombres y su forma de crear amistades está bien construido. Hasta que nos detenemos a pensar que esto es un mundo donde la homosexualidad predomina en ambos bandos. Es decir, no hay motivos para tensión que se tenga que desatar de modo violento. No digo que una sociedad con tendencia igualitaria donde hay claro desfogue homosexual sea pacífica. Digo que sus dinámicas no serían iguales a las machistas. Pero sería pedir demasiado un poco de trabajo con cosas así:
«Their loyalty apparently did not prohibit the fantasy of fucking the Prince taking of mythic proportions.» (p.55)
 [Su lealtad, al parecer, no impedía que la fantasía de follar al príncipe cobrara míticas dimensiones.]
Esto en un buen libro podría usarse para imaginar que la sociedad es altamente homosexual, lo cual tendría sentido en una estilo musulmán o clásica griega porque las mujeres ni eran parte de la vida pública ni salían de sus casas. No es el caso, como ya he señalado. Esto es un puto fanfic y nadie sexualiza a un Príncipe con poder. En serio. Es que ya no se limita a la nobleza, se extiende a los guardias y es una forma muy cansina de que la autora nos grite al oído que Laurent está bueno.

He terminado el libro sin entender nada de la etiqueta de Vere, y mira que tener un libro sobre esclavos es la excusa perfecta:

«After that, Torveld asked Erasmus to sit reside him during the trade negotiations’» (p. 108)
 [Después de eso, Torveld le pidió a Erasmus que se sentara a su lado durante el resto de las negociaciones.]

SENTARSE. SENMsghSCGHJVsnkl;ahg




El caso es que, en realidad, no sé nada de este mundo. Está mal descrito, se presta más atención a una caza hacia el final de la historia. Su sociedad no tiene sentido, no se ha mencionado ni una sola vez un panteón —creo que me dijeron que no hay dioses en esta historia lo cual me saca una sonrisa y no quiero comentar nada más sobre la autora porque esto ya es acoso—, ni una religión o filosofía, los motivos políticos son absurdos y sus personajes planos y que solo funcionan de acuerdo al argumento. 

Es un libro pésimo y encima explicativo a morir. [G: El libro más mierda que yo haya visto en mi vida, de verdad]


Lo peor y lo mejor

Lo mejor… Sin duda, mejorará tu autoestima como escritor.






8 comentarios:

  1. Casi he escuchado en la distancia el grito de alivio de Rika al poder borrar de su ebook esta... cosa.
    Reconozco que cuando lo leí no me pareció tan malo, pero seamos realistas, mis estándares son infinitamente más bajos que los de la bruja de esta Mazmorra, y además cuando leo "de normal" tiendo a dejar pasar los errores más fácilmente que si estoy leyendo algo para hacer un análisis. Y aun así, mi impresión del libro fue tal que
    a)no tuve ganas de empezar el segundo inmediatamente, y sigo sin hacerlo a día de hoy
    b)mi memoria se quedó con tan pocos detalles del libro que ni le dediqué media neurona a lo largo del año y solo cuando empecé a leer artículos criticando sus puntos negativos cuando Rika empezó a leerlo fue un "ay, es verdad, que pasa esto".
    Y vale que había leído muchos libros después de entonces, pero el hecho de que a una lectora que se lee cualquier porquería el libro le resbalara de esta manera, incluyendo algo que siempre he querido encontrar en los libros (romance homosexual, aunque en este caso sería más apropiado ponerle comillas por todas partes), pues dice mucho de qué clase de libro es. Uno malo.
    Aunque después de haber leído los comentarios de Rika a lo largo de la lectura y esta reseña, el veredicto (lo pilláis, VERE-dicto, okno, no me echéis en la marmita por favor) es más negativo y definitivo: no es un mal libro, es un MAL libro. Uno que no sirve casi ni de leña porque seguro que la pócima que calientes con ese fuego te sale rana.
    Y sí, reconozco que entiendo hasta cierto punto que la gente acepte cualquier cosa cuando apenas hay material de dicha cosa (porque yo lo hago, sería hipócrita de mi parte no reconocerlo), pero llega un momento en el que eso no puede ser excusa para ensalzar algo que, quitando por una característica (y que en este caso, al menos en el primer libro no se te desarrolla, que como dices, casi hay más química entre Nicaise y Laurent que entre Damen y Laurent, vamos a ver. Que igual en veinte años Pacat se marca un Rowling y dice que ella quería escribir a otra pareja pero le pudo la presión (?)), es no solo mediocre sino también de ese montón de cosas del que estás huyendo. Porque sí, novelas con romances homosexuales principales hay menos, pero las hay. Tengo varios romance/erótica pendientes de leer y probablemente sean malos, porque es difícil encontrar buenos libros en ese género, pero quiero creer que serán mejores que esto. Que ya no digo un worldbuilding decente, sino que la trama se SOSTENGA. Le conté a mi hermana la premisa de CP y se empezó a reír porque dijo que no tenía sentido enviar a tu rival político como esclavo a un reino vecino y mucho menos a uno con el que estás en tensión. Pero de esto de reírse a carcajadas. Y NORMAL.
    De verdad que tiene pecado que un libro considerado "inteligente" y con buena trama política con menos de 200 páginas encima sea explicativo al tiempo que NO TE EXPLICA NADA del mundo, ni de los personajes prácticamente. Y todo para que ni siquiera te den porno de verdad que es lo que uno viene a buscar (¿). Como dices, hay fics que son infinitamente mejores que esta novela.
    Mi más sincera admiración por tu paciencia terminando de leer el coso y luego escribiendo la reseña, porque debe de haberte quitado años de vida.
    PD.-"Lo mejor… Sin duda, mejorará tu autoestima como escritor." xDDDDD has puesto al final esto porque era la opción más políticamente correcta de todas, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡El grito dará la vuelta al mundo! *deja de preparar la marmita pero por muy poco* Los chistes malos con Lyra y Green, sabes perfectamente que no tengo humor (?).

      La verdad es que no he leído suficientes libros homoeróticos para opinar, pero es difícil alcanzar tal nivel de tontería como en Captive Prince. Quizás sean peores en otros aspectos, como adelantar el sexo (que, mira, no me parece mal que Pacat lo retrase pero es que literalmente no veo posible que haya a menos que sea por violación), pero en worldbuilding... Mira, es que mientras sea sencillo, ¡es mejor a cagarla con algo "supuestamente complicado"!

      ¡Y, por favor, cuéntale a tu hermana (gracias, GRACIAS, porque es justo lo que dice. ES ABSURDO) lo de que obligan al príncipe a abrazar al esclavo para pedirle disculpas! Y avísale que no beba o se ahogará de las carcajadas (?)

      Gracias, ha sido muy duro terminar el librito y escribir... Bueno, al menos tenía gran parte hecho con los comentarios de twitter ;W; Pero moriré más joven y no hay ninguna poción que pueda evitarlo. ¡Me las pagarás, Pacat! (?)

      Gracias por pasarte por la mazmorra, comentar y, claro, leerte este tocho <3.

      ¡Atte. Rika!

      Si Pacat hace lo de yo shippeaba a Laurent y Nicaise me reiré mucho, te lo juro.


      P.D.: lo he puesto por eso y porque es verdad. Me sentía tan inteligente leyendo el libro que casi debería dar las gracias (????)

      Eliminar
  2. Lo cierto es que eso de que los esclavos vistan con mayores riquezas que suse amos me ha recordado mucho a la 'Utopía' de Tomás Moro. Me suena hasta interesante (otra cosa es que el resto de partes no compense)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Sara!

      Podría ser interesante si se planteara de forma inteligente, pero no es el caso. Más bien es una excusa para vestir a los esclavos de oro y hacerles pasar vergüenza porque no llevan demasiada ropa. Pero en cualquier otro libro que se centrara más en la sociedad y en cómo se manifiesta esa, no niego que habría sido muy interesante, sip.

      ¡Gracias por pasarte a comentar!

      Atte. Rika~

      Eliminar
  3. Yo creo que si bien esta crítica tiene puntos a favor, tiene otros muchos en contra. Los libros se vendieron como una trilogía, no como un libro por separado y la autora de la crítica planea que se le explique con detallito y todo el universo entero y las disputas entre Vere y Akielos. Si bien, la autora pudo hacerlo, explicarlo en algún momento, simplemente no se dio porque no es su ritmo y punto. Otra cosa, la autora se ha desgastado explicando que el universo de Captive Prince ni siquiera se desarrolla en la Tierra y no tendría por qué estar ajustado a ningún hecho histórico de la realidad, así que sus comparaciones de Laurent (príncipe heredero, no rey) con reyes que sí existieron, estaban demás, el hilo del libro no se basa o si quiera se asemeja a alguna sociedad monárquica como España, Francia, Inglaterra, etc. No. Es así, que me parece que su suspesión de la realidad no la aplican como es debido, siguen teniendo en paralelo visiones históricas-reales y no tomándolo como una trama que no está -ni tiene por qué- estar atada a un hecho cronológico del s. XIV y esto es.

    No sé si eso de que Laurent le tiene tirria a Damen sea por un motivo racista, i mean, la idea ni se me había cruzado por la mente, yo creía que era simplemente porque es la primera vez que a Laurent le dan un esclavo y más ''especial'', ya que está bien especificado que el remitente es Kastor y Laurent no quiere saber nada de Akielos, ya que en ese reino mataron a su hermano (en el segundo libro, explican que lo ve casi como un padre, porque tenía muchas habilidades y era típico hermanito perfecto PERO que Laurent, en vez de odiarlo o tenerle rabia, lo tenía en buena estima y admiración). Pacat emplea muy mal el misterio (muy forzado) para que Laurent no se dé cuenta de que Damen es Damianos, pero en el segundo libro ya va cayendo más por su propio peso que esa mentira (absurda ya, desde muchos puntos de vista) no se puede sostener más, porque algunos lo reconocen e incluso, lo relacionan con Kastor.

    En fin, eso, se me hace un poco cansino ese sarcasmo y los gifs, no niego que el contenido de las opiniones sean certeras y quieras atraer la atención del lector exponenecialmente, pero cansan, de verdad. Aburren. Utiliza otra táctica. Incluso puedes llegar a comunicar una soberbia increíble. Por todo lo demás, les doy la razón... Captive Prince es un libro muy WTF y es penoso, porque da la idea que será bueno, la autora podría editarlo y lanzar una nueva edición... No lo sé :/ me gustaría, si fuese así, si arreglase los errores y supiera utilizar su pluma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero agregar en el segundo párrafo, en la razón por la cual Laurent le tiene tirria a Damen: se especifica siempre que Laurent tiene muy pocas habilidades de etiqueta y el Regente lo tiene en una estima de ''niño engreído que merece un castigo'' y es así como Laurent se comporta, no lleva el cargo que se le otorgó por consanguinidad, como debe (y aquí también es un poco flojillo el hilo), tanto así que el Regente siempre lo anda comparando con su hermano, y le pregunta que por qué él no le da orgullo a Vere, si ya está en la edad. Pero Laurent es arrogante, engreído y frígido, hasta ahora no tengo idea de quién abusó de él pero si Pacat me saca que es su hermano, ahí me voy a quedar muy ¿? o al menos esperaré una razón por la cual, páginas antes me sostiene que el hermano de Laurent es la creme de la creme y luego me dice que es un violador. Pero me estoy apresurando. Quizás sea otra persona.

      Eliminar
    2. ¡Bienvenido, don Anónimo!

      Siento que te haya aburrido pero no voy a cambiar mi forma de hacer de reseñas ni los gifs que uso solo porque a unas personas no les guste cómo escribo. He advertido en el mismo título que esto es de parte de una "hater" aunque dé motivos. Si no estabas preparad@... bueno, es tu responsabilidad. En cualquier caso, ¡gracias por leer hasta el final y dejar tu opinión!

      Sobre lo de la suspensión de la incredulidad, si Pacat escribiera bien y formara una buena historia, entonces no tendría problemas con aceptar una sociedad diferente. Pero creo, don Anónimo, que ella misma ha comparado sus sociedades con Francia o con el mundo islámico así que decir que no tienen nada que ver cuando hasta coge términos franceses no es correcto.

      Plantear tu libro como una trilogía o como un único libro dividido en tres está bien. He leído buenas historias construidas así. Lo que pasa es que esos libros "buenos" levantan un mundo coherente, tienen buena narrativa y me prometen respuestas. Es más, se molestan en ir presentando el mundo, cosa que este no hace. Este libro será de introducción, pero no introduce nada. ¿Cuándo va a hacerlo, en el segundo? Y, entonces, ¿cuándo se desarrolla la trama, al final del tercero? No, lo siento, si a ti te parece que este es un buen método no voy a criticarlo, pero he dado mil motivos (aburridos o no) y más para explicar por qué un libro introductorio de esta clase NO es bueno ni está bien planteado. Sea su ritmo o no, queda de pena. Punto.

      Simplemente, no puedes depender del "ya lo presentaré más tarde"porque entonces queda tan mal como cuando descubres que Damianos es el asesino del hermano de Laurent y casi seguro caerás en un Deus ex Machina en algún momento.

      Sobre el racismo, Laurent está constantemente humillando a Damianos por la cultura de la que viene. Que haya otros motivos par odiar a un esclavo al que relaciona con Kastor no significa que deje de ser racista.

      ¡Un saldudo!

      Atte. Rika~

      Eliminar
    3. Diantres, no vi tu segundo comentario. No tengo ni idea de quién fue el abusador, lo leí por ahí y no quise saber más porque sería meterme en terreno de otro libro. Pero conociendo a la autora, quién sabe xDDD.

      Disfruta de la lectura, don Anónimo

      Eliminar