Recordatorio

No somos profesionales, simplemente nos gusta leer y tenemos tiempo libre, así que a veces cometemos errores.

viernes, 30 de septiembre de 2016

Los dobles estándares en Harry Potter: Malfoy vs Weasley


¡Bienvenidos a la mazmorra! Rika para serviros, queráis o no.

Malfoy y Weasley son las dos familias de sangre limpia más prominentes de Harry Potter. Si bien la tensión que existe entre ellas se puede advertir ya con el desdén con el que Draco trata a Ron en el primer libro, comprobamos que ambas son rivales desde que el segundo libro nos abre con Lucius Malfoy y Arthur Weasley dándose puñetazos (muy a lo muggle). Luego el señor Malfoy mete el diario de Voldemort entre los libros de Ginny y ya queda sentenciado para el lector. Es decir, ¿cómo se puede ser tan ruin y cobarde? Quizás porque a doña Rowling le gustan mucho más los personajes blancos y negros de lo que nunca reconocerá.

Los Malfoy representan, con la excepción de Narcissa en el último libro con su amor maternal, lo peor de lo peor. Son los snobs odiados incluso entre los mortífagos, chaqueteros, egoístas y, lo peor de todo, cobardes. Los Weasley contrastan con ellos no solo por ser pobres y mucho más numerosos, sino por su amabilidad, cierta torpeza y actitud más abierta/moderna… Al menos en apariencia.




En realidad, si nos fijamos, encontraremos más parecidos negativos que verdaderas diferencias y no estoy segura de que, en varios casos, doña Rowling lo hiciera a propósito. Vamos por pasos.

Los dos clanes son racistas con los muggles, solo que los Weasley se muestran más paternalistas con estos por influencia directa de Arthur Weasley. En teoría trabaja con muggles, pero no sabe prácticamente nada de estos y su interés por los «cachivaches» —la verdad es que nunca he entendido por qué usan coches si ya un enchufe los hace reír por lo absurdo que les parece— infantiliza todavía más el mundo de los muggles. Aun así, la intención que hay detrás es más o menos loable. Por eso acaba teniendo una pelea con Lucius cuando este hace referencia a sus gustos y amistades cuando los padres de Hermione andan cerca.


«—Es evidente —dijo Malfoy, mirando de reojo a los padres de Hermione, que lo miraban con aprensión—, por las compañías que frecuentas, Weasley… Creía que ya no podías caer más bajo.
Entonces el caldero de Ginny saltó por los aires con un estruendo metálico; el señor Weasley se había lanzado sobre el señor Malfoy, y éste fue a dar de espaldas contra un estante» (La cámara secreta, p. 60)

Esta dinámica se repite a menudo y la heredan sus hijos.

«—Nadie ha pedido tu opinión, asquerosa sangre sucia —espetó él.
Harry comprendió enseguida que lo que había dicho Malfoy era algo realmente grave, porque sus palabras provocaron de repente una reacción tumultuosa. Flint tuvo que ponerse rápidamente delante de Malfoy para evitar que Fred y George saltaran sobre él. Alicia gritó «¡Cómo te atreves!», y Ron se metió la mano en la túnica y, sacando su varita mágica, amenazó «¡Pagarás por esto, Malfoy!», y sacando la varita por debajo del brazo de Flint, la dirigió al rostro de Malfoy.» (La cámara secreta, p. 102)

Como apunte, señalaré que no deja de resultar curioso cómo se acusa a los Slytherin de ir en grupo cuando los Gryffindor hacen lo mismo —Flint tiene que proteger a Malfoy de los gemelos, más grandes y fuertes que Draco—. Dejando eso aparte, está claro que los Malfoy siempre abusan verbalmente y los Weasley tienen una reacción agresiva (que suele ser física).

Aun así, la familia Weasley en general desprecia lo no-mágico. No voy a mencionar todos los comentarios sobre cómo se las apañan los muggles sin magia —no acabaríamos nunca—, pero por ejemplo:

«—¿Y qué demonios es un squib? —preguntó Harry.
Para sorpresa de Harry, Ron ahogó una risita.
—Bueno, no es que sea divertido realmente… pero tal como es Filch…—dijo—. Un squib es alguien nacido en una familia de magos, pero que no tiene poderes mágicos. […] Si Filch está tratando de aprender magia mediante un curso de Embrujorrápid, seguro que es un squib. Eso explica muchas cosas, como que odie tanto a los estudiantes. —Ron sonrió con satisfacción—. Es un amargado.» (La cámara secreta, p. 129)

Perdonemos a Ron y pensemos que tiene 12 años, que le han enseñado a pensar así y que los niños son malvados por naturaleza. Todo el mundo lo sabe. El caso es que esas ideas no las ha sacado de la nada y si su familia realmente fuera tan abierta, le habrían instruido para que no tratara así a Filch. Pero está claro que los Weasley, quizás porque están muy sobresaturados de hijos, no han enseñado bien ninguna clase de respeto por la autoridad. Solo hay que ver a los gemelos. Cada vez estoy más convencida de que Percy fue adoptado y por eso el señor Weasley lo trata tan mal… Pero ya llegaremos a eso.




Saltemos a los contraparte de los Weasley y empecemos por Lucius Malfoy. Es un personaje muy demonizado, por necesidad del guión y probablemente porque así las cosas son más fáciles. No cabe duda alguna de que es malicioso, cruel y manipulador. Al fin y al cabo, él es el verdadero culpable de la apertura de La cámara secreta, motivo por el cual no es justo que consiga doce firmas para expulsar a Dumbledore del colegio. Sin embargo…

«—Admirables sentimientos —dijo Malfoy, haciendo una inclinación—. Todos echaremos de menos su personalísima forma de dirigir el centro, Albus, y sólo espero que su sucesor consiga evitar los… asesinatos». (La cámara secreta p. 225)

Sin duda, el señor Malfoy está siendo un hipócrita ya que sabe perfectamente lo que está sucediendo. Pero también lo sabe Albus Dumbledore. Alguien tan inteligente como él sin duda es consciente de que Harry está ocultándole algo pero, en lugar de usar Legeremancia o de forzar al chico a hablar, permite que siga oculto bajo su fachada de «yo no tengo ni idea de qué pasa». ¿Y si hubieran habido muertes? ¿También entonces Dumbledore lo habría dejado ir a su libre albedrío? ¿Dónde está el límite? A lo que quiero llegar es a que quizás Malfoy, y sólo quizás, en una narrativa menos maniqueísta, habría actuado no solo por maldad sino también porque resulta evidente que Dumbledore no aprecia tanto como dice a sus alumnos. Está bien dispuesto a dejarlos ser petrificados o a morir siempre y cuando su chico de oro no sufra daño…

Por supuesto eso no quita que el señor Malfoy se comporte como un monstruo:

«—Un plan inteligente —dijo Dumbledore con voz desapasionada, sin dejar de mirar a Malfoy directamente a los ojos—. Porque si Harry, aquí presente —el señor Malfoy dirigió a Harry una incisiva mirada de soslayo—, y su amigo Ron no hubieran descubierto este cuaderno…, Ginny Weasley habría aparecido como culpable. Nadie habría podido demostrar que ella no había actuado libremente…
El señor Malfoy no dijo nada. Su cara se había vuelto de repente como de piedra.
—E imagine —prosiguió Dumbledore— lo que podría haber ocurrido entonces…Los Weasley son una de las familias de sangre limpia más distinguidas. Imagine el efecto que habría tenido sobre Arthur Weasley y su Ley de defensa de los muggles, si se descubriera que su propia hija había atacado y asesinado a personas de origen muggle.» (La cámara secreta, pp. 281-282)

Pero más allá de resaltar lo que es evidente, durante la relectura de La cámara de los secretos me percaté de un detalle menor. Los Malfoy juegan con magia oscura mientras que los Weasley no. Pero ambos paterfamilias tienen objetos ilegales en su casa:

«—Sí, le vuelve loco todo lo que tiene que ver con los muggles, tenemos el cobertizo lleno de chismes muggles. Los coge, los hechiza y los vuelve a poner en su sitio. Si viniera a inspeccionar a casa, tendría que arrestarse a sí mismo.» (La cámara secreta, p. 34)

«—Usted habrá oído, por supuesto, que el ministro está preparando más redadas —empezó el padre de Malfoy, sacando un pergamino del bolsillo interior de la chaqueta y desenrollándolo para que el señor Borgin lo leyera—. Tengo en casa algunos… artículos que podrían ponerme en un aprieto, si el Ministerio fuera a llamar a…» (La cámara secreta, p. 51)

Qué curioso, ¿verdad? Es evidente que la gravedad de los objetos que cada uno tiene varía bastante, pero solemos olvidar que los divertidos hobbies de Arthur van contra su propia responsabilidad. ¿No es un poco hipócrita detener a otras personas por cosas que hace él mismo?





Dejemos a los padres y hablemos de los hijos. Draco y sus dos guardaespaldas son unos matones, eso lo sabemos y doña Rowling se esfuerza en mostrárnoslo una y otra vez. Y aunque corro peligro de meterme en temas de acoso, que ya están desarrollados en otro artículo, tengo que repetir algunas ideas para plasmar mejor este «contraste» entre ambos clanes. Y es que si comparamos guarradas, podemos comentar que en El prisionero de Azkaban pasa esto:

«Tendidos en confuso montón estaban Malfoy, Crabbe, Goyle y Marcus Flint, el capitán del equipo de Slytherin, todos forcejeando por quitarse unas túnicas largas, negras y con capucha. Parecía como si Malfoy se hubiera puesto sobre los hombros de Goyle» (El prisionero de Azkaban, p. 221)

Un truco asqueroso y muy feo para intentar que Harry se desconcentre en medio de un partido, pues todo el colegio sabe que es especialmente sensible a los dementores.

El problema es que luego tenemos a los hermanos Weasley encerrando a una persona en un armario evanescente. No entiendo cómo se puede pasar esto por alto al valorar con cariño a los Weasley:

Por otra parte, nunca, jamás comprenderé que se pueda pasar por alto esta escena:

«—Sí, Montague también ha intentado jugárnosla en el recreo —aseguró George.
—¿Qué quieres decir con eso de que lo ha intentado? —preguntó rápidamente Ron.
—No ha podido pronunciar todas las palabras —explicó Fred— porque lo hemos metido de cabeza en el armario evanescente del primer piso.
Hermione estaba horrorizada.
—¡Ahora sí que os habéis metido en un buen lío!
No hasta que Montague reaparezca, y pueden pasar semanas. No sé adónde lo hemos enviado.» (La orden del fénix, pp. 645-646)

No es hasta varios días después que:

«—Es la profesora Umbridge, señor. Han encontrado a Montague, señor, ha aparecido dentro del servicio del cuarto piso.» (La orden del fénix p. 657)

Y todavía más tiempo después, al menos tras la semana de Pascua:

«Por si fuera poco, Montague todavía no se había recuperado de su estancia en el servicio; seguía desorientado y aturdido, y un martes por la mañana vieron a sus padres subiendo por el camino muy enfadados.» (La orden del fénix, p. 699)

Simplemente, no tengo palabras para tamaña hipocresía y crueldad. A veces no sé quién es más asqueroso en cuanto a temas de abuso, si Draco o los gemelos Weasley. Me siento tentada de señalar a estos últimos porque a ellos se supone que les han enseñado a ser más respetuosos con sus iguales y no tienen, en teoría, los prejuicios de Draco.

Al final de El cáliz de fuego, cuando Draco viene a regodearse por la muerte de Cedric en la cara de Harry —cosa que es horrible, pero que luego hará hasta cierto punto Harry cuando el padre de Malfoy esté encerrado en Azkaban—, sucede esto:

«Malfoy, Crabbe y Goyle estaba inconscientes en el hueco de la puerta. Harry, Ron y Hermione se habían puesto de pie después de lanzarle diferentes maleficios. Y no habían sido los únicos.
—Quisimos venir a ver qué buscaban estos tres —dijo Fred como sin querer la cosa, pisando a Goyle para entrar en el compartimiento. Había sacado la varita, igual que George, que tuvo buen cuidado de pisar a Malfoy al entrar tras Fred 
[…] 
Ron, Harry y George los sacaron al pasillo empujándolos con los pies. No se sabía cuál de ellos tenía peor pinta, con la mezcla de maleficios que les habían echado. 
[...] 
Ron y Hermione pasaron con dificultad los baúles por encima de Malfoy, Crabbe y Goyle. 
[…] 
Salió del compartimiento sin dejarlos decir ni una palabra más, pasando por encima de Malfoy, Crabbe y Goyle, que seguían tendidos en el suelo, con las señales de los maleficios.» (El cáliz de fuego, pp. 631-634)

Pisar a los abusadores es divertido, pero en esta ocasión no puedo dejar de pensar que eran cinco contra tres —estos tres desarmados— y que por mucho que Malfoy se mereciera un escarmiento, han dejado a tres personas inconscientes, con maleficios probablemente dolorosos, sin avisar a nadie de dónde se encuentran, y los han pisoteado cuatro veces con baúles incluidos. No solo eso sino que Fred y George han atacado por la espalda. ¿Recordamos que en este mismo libro Moody-Crouch ridiculizaba y castigaba a Malfoy físicamente por «atacar por la espalda»? Los gemelos siempre atacan a gente que está en inferioridad de condiciones y esta ocasión no es una excepción. Básicamente lo mismo que hace Draco.

Por otra parte, comentaré aquí estos detalles, que envuelven más a los Black que a los Malfoy, pero que influyen mucho a los Weasley, y es el tema de «lealtad» que tanto aprecia doña Rowling.

A lo largo de los libros, siempre se ha ridiculizado a Percy Weasley por ser pomposo, arrogante y demás epítetos molestos, pero en el quinto libro llegamos a la quintaesencia de lo cruel que puede ser una familia:

«—Llegó a casa muy satisfecho de sí mismo, más satisfecho incluso de lo habitual, no se si podrás imaginártelo; y le dijo a papá que le habían ofrecido un cargo en la oficina del propio Fudge. Un cargo muy importante para tratarse de alguien que sólo hacía un año que había salido de Hogwarts: asistente junior del ministro. Creo que esperaba que papá se quedara muy impresionado.
—Pero papá no se quedó nada impresionado —comentó Fred con gravedad.
—¿Por qué no? —preguntó Harry.
 
[…] 
—A eso quería llegar. Papá cree que Fudge sólo quiere tener a Percy en su oficina porque pretende utilizarlo para espiar a nuestra familia y a Dumbledore.
Harry emitió un débil silbido.
—Me imagino que eso a Percy le encantó.
Ron soltó una risa un tanto sarcástica.
—Se puso hecho una fiera. Dijo… Bueno, dijo un montón de cosas terribles. Dijo que había tenido que luchar contra la mala reputación de papá desde que entró a trabajar en el Ministerio, y que papá no tiene ambición y que por eso siempre hemos sido… Bueno, ya sabes, que por eso nunca hemos tenido mucho dinero…
 
[…] 
—Mamá lo ha pasado muy mal —prosiguió Ron—. Ya imaginas, llorando y eso. Vino a Londres para intentar hablar con Percy, pero él le cerró la puerta en las narices. 
[…] 
—Pero Percy tiene que saber que Voldemort ha regresado —opinó Harry—. No es idiota, tiene que saber que vuestros padres no se expondrían a perderlo todo si no tuvieran pruebas.
—Sí, bueno, tu nombre también salió en la discusión —siguió explicando Ron, y le lanzó a Harry una mirada furtiva—. Percy dijo que la única prueba que tenían era tu palabras, y… no sé…, no creía que fuera suficiente.» (La orden del fénix, pp. 81-82)

Para empezar, hasta Harry se sorprende de que Arthur no se quede impresionado del ascenso de su hijo, por lo que podemos imaginar que, fuera de la familia, se vería con buenos ojos tal tipo de ascenso. Las peleas por política dentro de las familias siempre son desagradables y no voy a seguir ese camino ya que merecería todo un artículo aparte, pero el caso es que Percy ha sido un gran alumno, que aprueba todo a la primera, prefecto, Premio Anual, y entró al Ministerio de inmediato como ayudante de uno de los hombres más importantes —Barty Crouch— y se ocupó de temas tan aburridos pero de alta seguridad como los culos de calderos: imaginad lo que pasaría si a los alumnos de las clases de Snape se les rompieran los calderitos. Fiesta.


Más allá de ser una persona de difícil trato, Percy es un hombre capaz de abrirse paso por el mundo académico y el laboral. Viniendo de una familia con tantos hijos donde la única persona que más o menos lo respeta es su madre, que se degrade su trabajo de esa manera es impresionante porque fácilmente podría estar a la altua de sus hermanos mayores. Pero nunca vemos el punto de vista de Percy ni a nadie que lo defienda, doña Rowling no nos acerca por terceros personajes a él como lo hace a la familia Weasley.



Sabemos que Percy rompe conexiones con su familia y, en tal caso, ya no sería de utilidad al Ministerio. Y, aun así, se le mantiene en el puesto. Desde el punto de vista de Percy, que apenas sí conoce a Harry y lo que sabe es que se intentaron meter en los asuntos de Crouch, que ha puesto en peligro varias veces a su hermano y que se metió ilegalmente al Torneo de los Tres Magos, pues no es tan de extrañar su postura respecto a Voldemort. 


¿Que es una equivocación? Sí, pero Percy tiene clara su lealtad. También la tenía Sirius, que abandonó a su familia y rompió conexiones con ella para seguir su propio camino, el que creía más correcto. La narración lo plasma como un pomposo traidor estúpido a pesar de que su familia nunca intenta relacionarse bien con él —sinceramente, siendo como es la señora Weasley, me cuesta imaginar que fuera a ser dialogante con Percy. Evidentemente no le tendría que haber cerrado la puerta en las narices, pero sólo conocemos una versión diluida por el rencor de los hermanos Weasley que nunca han apreciado demasiado a Percy—.


El caso es que, a partir de ese momento, comienzan a actuar como si no existiera.


«—¿Te escapaste de casa?
—Cuando tenía dieciséis años —afirmó Sirius—. Estaba harto.
—¿Adónde fuiste? —preguntó Harry mirándolo fijamente.
—A casa de tu padre —contestó Sirius—. Tus abuelos se portaron muy bien conmigo; me adoptaron, por así decirlo. Sí, me instalé en casa de tu padre y pasé allí las vacaciones escolares, y cuando cumplí diecisiete años me fui a vivir solo. Mi tío Alphard me había dejado una cantidad considerable de oro; a él también deben de haberlo borrado del árbol por eso. En fin, después empecé a vivir solo.
 
[…] 
—¿Por qué me marché? —Sirius compuso una amarga sonrisa y se pasó los dedos por el largo y despeinado cabello—. Porque los odiaba a todos: a mis padres, con su manía de la sangre limpia, convencidos de que ser un Black te convertía prácticamente en un miembro de la realeza… El idiota de mi hermano, que fue lo bastante estúpido para creérselo… 
[…] 
Era más joven que yo —explicó Sirius—, y mucho mejor, como me recordaban mis padres cada dos por tres. 
[…] 
—Antes estaba —comentó Sirius señalando un pequeño y redondo agujero con los bordes chamuscados, que parecía una quemadura de cigarrillo—. Mi dulce y anciana madre me borró cuando me escapé de casa.» (La orden del fénix, p. 122)


¿No os resulta familiar? Las circunstancias eran diferentes, por supuesto, pero tanto Percy como Sirius se independizaron jóvenes y hasta cierto punto eran despreciados por sus familias. Las diferencias más claras no son solo sus personalidades o su ascendiente, sino que Percy se buscó la vida viniendo de un ambiente pobre mientras que Sirius contaba con una rica herencia y la familia de su amigo para apoyarle.



El problema es que se represente a los Black como una familia terrible por no cuidar bien de su hijo, mientras que los Weasley hacen exactamente lo mismo:


«Encima de la desbordada bandeja que contenía la correspondencia sin abrir del señor Weasley, se hallaba una vieja tostadora que hipaba con desconsuelo y un par de guantes de piel vacíos que movían los pulgares. Junto a la bandeja había una fotografía de la familia Weasley. Harry se fijó en que Percy, al parecer, había salido de ella.» (La orden del fénix, p. 143)


No se puede seguir insistiendo en que se cogió a Percy como espía ya que se lo mantuvo en el ministerio después de que rompiera lazos con su familia y, también, bajo el gobierno de Rufus Scrimgeour. Tanto Percy como su familia se ignoran mutuamente —Arthur no hace ningún esfuerzo por recuperar la confianza de su hijo… Y se supone que es el adulto— hasta que al final, en la batalla de Hogwars, Percy acude a defender el colegio. La reacción de su familia es un silencio sepulcral, a pesar de que el chico ha venido a arriesgar su vida y a luchar contra Voldemort y los mortífagos. La escena le obliga a reconocer sus errores como no ha hecho ni con Sirius ni con Lupin —este último se gana el perdón del lector por volver con su familia. Al parecer, doña Rowling no consideraba que se necesitara nada más—:


«—¡Me comporté como un imbécil! —gritó Percy, tan fuerte que casi se le cayó la fotografía de las manos—. ¡Me comporté como un idiota, como un pedante, como un…! 
[…] 
La señora Weasley rompió a llorar. Apartó a Fred de un empujón, se abalanzó sobre Percy y le dio un fuerte abrazo, mientras él le daba palmaditas en la espalda mirando a su padre.
—Perdóname, papá —dijo Percy.
El señor Weasley parpadeó varias veces, y entonces también fue a abrazar a su hijo
.» (Las reliquias de la muerte, p. 510)


Ni una palabra de disculpa por parte de los padres, ni un arrepentimiento. ¡Qué escena tan adorable!



Los Malfoy y los Black tienen la misma tendencia que los Weasley: expulsan de su lado a los hijos que siguen su propio camino y no les vuelven a ofrecer su apoyo. Sirius, Andrómeda y Percy sufren el mismo maltrato por partes de sus respectivas familias, pero sólo los dos primeros reciben algo de justificación porque se pasaron «al bando de Harry». Ya le costó a doña Rowling darle algo de dignidad a Regulus Black tras su muerte, y no de muy buena gana porque antes fue un mortífago, pero si nos fijamos siempre exige la disculpa, el reconocimiento de los errores.


Pero sólo cuando los personajes quieren «ir» al bando bueno de los Gryffindor. Sirius y Andrómeda quedan inmediatamente justificados por la narración porque, bueno, ¿a dónde iban a querer ir? ¿Con sus familias cerradas, racistas, que no dudan en expulsarlos de su lado y borrarlos del árbol familiar o mejor con el otro grupo de familias que es básicamente igual solo que están al otro lado de la rama política?

No estoy diciendo que los Weasley no tengan mérito por su pelea, ni mucho menos. Es sólo que me sorprende la cantidad de parecidos, a veces inconscientes, otros hechos a propósito pero mal desarrollados —como que Sirius hable de que fue borrado de su familia justo cuando a Percy le pasa lo mismo, solo que tanto Lupin como él no son capaces de identificarse con la oveja negra de la familia, por irónico que resulte…— o, al menos, descritos con una mentalidad muy cerrada.

Lo único realmente positivo que podría señalar que comparten ambas familias es el amor maternal que salva vidas. Me gustaría poder hacer una comparación entre Narcissa y Molly por la trascendencia que tiene en Harry Potter el amor de una madre, que en dos ocasiones evita que Harry muera a las manos de Voldemort y en otra da al chico la figura maternal que Petunia no le otorgó jamás. Desgraciadamente, Narcissa tiene una representación casi nula en la historia y ni siquiera sabemos de ella si es ama de casa —como Molly— o si hace… algo. Aparte de estar. Lo que está claro es que ambas protegen a sus hijos como leonas. 

En definitiva, los Malfoy/Black y los Weasley, a niveles generales, se parecen mucho más de lo que los diferencia: sus paterfamilias comercian con objetos ilegales, sus hijos son violentos, hay una gran aura de racismo contra lo no-mágico en sus enseñanzas y no dudan en echar de su entorno a aquellos que no comparten sus ideas. Tengo la impresión de que doña Rowling no pretendía que fueran tan similares o habría hecho un verdadero hincapié en ello. Parece más algo inconsciente y que echa un poco por tierra el esfuerzo por enfocar a los Weasley como el camino a imitar, ya que triunfan incluso con sacrificios en la guerra mientras que los Malfoy pierden casi todo. Es curioso, sin embargo, que doña Rowling sepa apreciar que es el cariño familiar y la unión lo que tanto a Weasley como Malfoy les permite sobrevivir (a algunos con más miembros que otros) 

18 comentarios:

  1. Siempre me he considerado una buena fan de HP pero no había pensado en todo lo que señalas. Es muy cierto que hay muchísimos similes entre ambas familias y esta claro que (doña) Rowling sólo intenta crear a los buenos y a los malos. Estoy segura que no captó estas sutilezas porque, como bien comentas, lo habría resaltado aún más.

    No había considerado el parecido de la trayectoria de Percy y Sirius, pero jamás me pareció justo el trato que recibe el pobre Weasley no sólo por parte de su familia, sino también por parte de la propia autora que no hace más que ridiculizarlo.

    Acabo de concer tu blog y me has encantado con esta entrada, me quedaré por aquí para leer próximas entradas^^

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida a la mazmorra, Taty! Muchas gracias por pasarte y esperamos que te gusten los contenidos :3
      La verdad es que yo tampoco me senté a pensar sobre Harry Potter hasta hace un par de años, cuando encontré post que hablaban sobre Snape, los Weasley y muchas cosas de las que no me había dado cuenta. Me sentí un poco estafada (sobre todo porque Rowling había tenido la capacidad de "engañarme") y desde entonces ya no paras de darte cuentas. Supongo que es para mejor, aunque destruya el sentimiento inicial que se siente por el libro (en mi caso buena parte permanece, pero ya no puedo evitar poner los ojos en blanco muy a menudo).
      Sinceramente creo que hizo la historia de Sirius y Percy muy parecidas a propósito, pero luego cayó en su propia trama de juzgar a uno de los dos. Y es muy triste. Sí, también me da lástima que la autora se burle tanto de Percy, aunque esté bien hecho por qué es así (cada hermano busca su forma de destacar uwu).

      De nuevo, muchas gracias por echarle un vistazo a esta entrada, por comentar, ¡y por decidir quedarte! Esperamos con ilusión que te siga gustando (y si no, nos mandas a los cazadores de seres mágicos (?)) lo que intentamos hacer con el blog.

      ¡Otro abrazo!

      Atte. Rika~

      Eliminar
  2. Me ha encantado el artículo. Siempre me chirrió un poco el maniqueísmo de estos libros, a lo que añadía el tropo terrible del Gary Stu. Pero tras leer este artículo me ha quedado más claro que nunca. No había caído en estos detalles, porque seguramente carecía de madurez suficiente como para reparar en ellos (el último libro lo leí con 17 años y no he vuelto a releer nada), pero ahora veo que no soy el único al que le chirriaba lo buenos que eran los buenos y lo malos que eran los malos. Le falta madurez, autocrítica y un hervor, porque cada vez que leo cosas de la saga pienso más que es un fanfic venido a más, y me jode porque a mi me flipaba este universo y crecí con él. En fin, a ver si se ha redimido un poco con la obra de teatro, pero tampoco pongo la mano en el fuego, porque que los nombres de los hijos sean la combinación de los nombres de otros personajes que le molan a la autora es de primero de Fanfic.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido Gallardo a nuestra mazmorra!
      Uf, lo del Gary Stu es terrible, no tanto porque se sea sino porque la descripción de Rowling muchas veces lo eleva a tal posición por guion y es bastante vago y poco interesante. Coincido contigo en que cuando leímos de niños no teníamos esa madurez. A mí también me cautivó la magia de Harry Potter (no sé cuántas veces releí el cuarto libro, hasta el punto de que mi padre me echó la bronca y me dijo que pasara a otras cosas)y cuando empecé a ver estas cosas fue como si me echaran un cubo de agua fría encima.

      Autocrítica siempre le ha faltado a Rowling y lo está demostrando con su horrible actuación en twitter. No he leído la obra de teatro, pero me han contado la historia y... Bueno, puede que haya gente a la que le guste, pero para mí nunca va a existir. El nivel de fanfiction es terrible, pero del fanfiction bajo (porque hay fanfics muy decentes).

      Supongo que al final, como siempre, tenemos que quedarnos con las cosas buenas. Ver la realidad no es tan malo, aunque decepcione, creo que es peor creer que un producto es perfecto e intachable. Conocer sus partes malas te ayuda a ver si de verdad lo quieres o no. Es una parte de nuestras infancias y creo que, a pesar de todo, ha hecho mucho bien.

      ¡Muchas gracias por haberte pasado a leer y a comentar! Las puertas de la mazmorra seguirán abiertas y esperemos que en algún momento encuentres otro artículo interesante.

      ¡Un saludo!

      Atte. Rika~

      Eliminar
  3. Hola !!
    Me gusto mucho tu articulo.
    Y aunque había notado gran parte de lo que mencionas, jamás había encontrado a nadie que compartiera este punto de vista. La mayoría tienden a decir : si es Weasley o del lado de Harry todo está justificado, pero si lo hace Draco o su familia es malo.
    Es más, me a tocado escuchar que dicen que lo peor que puede pasar es que creas que ellos tenían motivos, sentimientos o justificación ante lo que hicieron.
    Cuando en realidad (como mencionas ) si pones un poco de atención a los detalles, puedes darte cuenta de que ambas familias tienen más similitudes de las que creías posibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, bienvenida a la mazmorra Elia!
      La verdad es que en el fandom hispano no he encontrado a mucha gente que haga artículos sobre este tema, he tenido que ir al inglés/estadounidense para leer sobre ello. No me puedo creer que te hayan dicho que es malo que tengas moivos para lo que hacen... ¿Qué alma de cántaro te ha podido comentar algo así?
      Y sí, se me ocurrió ponerme a compararlos y me sorprendió bastante durante la lectura. Y no para bien precisamente por la doble moralidad.
      ¡Gracias por pasarte, leer, y dejar comentario!

      Atte. Rika~

      Eliminar
  4. Preparate para la perreta que vas a tener que aguantar cuando esto llegue a los groupies de ciertos personajes jajaja
    Menudo zasca de post. Cuando digo que me gusta Draco todo el mundo me mira con cara de susto, pero sin embargo adoran a los gemelos Weasley, así que has escrito un ZASCA muy importante para mí <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida a la mazmorra, Angela!

      No nos asustes, porfi (?) .w. Aunque estamos preparadas para haters si llega a darse el caso, sabemos que todos los blogs tienen que soportarlos en algún momento.
      Uf, UF, he vivido exactamente lo mismo. De ver a gente encantaaaada con los gemelos, que son la peste, pero no entendiendo que me gusten personajes como Draco o Snape 8<. Todo lo de los gemelos lo hemos desarrollado en la parte del acoso de Harry como heredero de los mismos y lo cierto es que tela marinera.

      ¡Muchas gracias por comentar y me alegra que te haya gustado el artículo!

      Atte. Rika~

      Eliminar
  5. No me ha disgustado lo que cuentas, de hecho me parece que está muy bien desarrollado. Auqneu tenemos que tener en cuenta que, intencionados o inconscientes, todos esos parecidos son parte de un desarrollo global a lo largo de 7 libros. Que, contado así, parece que se pueda criticar el hecho de que percy fuera "maltratado" por su familia. No es así desde mi punto de vista. Muchas cosas suceden durante cuatro libros, sobre todo en el cuarto, para que Percy tome la decisión que toma. Puedes llevar razón, pero la gran diferencia entre Sirius y Percy es que a Sirius no le movió ninguna ambición, sino salir de donde estaba oprimido; mientras, entendí al leerlo, Percy sólo quería ser reconocido e importante. Que tenía buenas notas y era trabajador no lo pongo en duda, pero es no le hace ser una víctima.

    Bueno, en definitiva, me gusta haber podido leer esas pequeñas cosas medidas con doble rasero sobre lo que está bien o mal, pero encuentro muchas cosas descontextualizadas. Obviamente uno mientras lee una historia empatiza más o menos con los personajes según su modo de ver las cosas. Hay muchos en el mundo fandom que adoran a los Malfoy o a Bellatrix cuando se les presupone ser los malos, otros empatizan con los Weasley. Yo siempre empaticé con Harry hasta que, con los años, me di cuenta que el nivel de Marisuismo era abrumador, pero aún así, supongo, estaría de su parte porque ofrece mejores valores a lo largo de la historia. Valores de peso, quiero decir. Fred y George son malos, no cabe duda, pero lo hacen movidos por defender a sus amigos. Draco no suele defender a nadie cuando empieza los jaleos. No creo que un autor tenga que ser mejor o peor por caracterizar a sus personajes como quiera. Yo, de todas las cosas que hizo Rowling, critico más que matara a gente a la que no hacía falta matar. Y aun así, con todo y con eso, habra proMalfoys y proWeasleys siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdóname los errores tipográficos, este teclado me odia.

      Eliminar
    2. ¡Bienvenida a la mazmorra, Ana!
      No pasa nada por los errores, todo se lee muy bien~
      La verdad es que no sé hasta qué punto está algo fuera de contexto. Es cierto que el problema de este artículo es que está unido a los que ya he hecho antes (por ejemplo, he desarrollado lo que opino de los gemelos Weasley en otro artículo y lo siento pero no estoy de acuerdo contigo en que hagan nada movidos por defender a sus compañeros excepto en ciertos momentos de la trama. Coincido, claro, con que Draco es un niñato abusón) así que cualquier cosa que no te convenzca podemos hablarla sin problemas. Sin embargo, creo que Percy sí está demonizado. Como comenta Selenita más abajo, Rowling cree que la ambición es mala, y Percy es una persona trabajadora y amable (aunque torpe socialmente), con unos estándares de justicia tan radicales como los de Hermiones solo que los presenta con mucha más pomposidad, motivo por el que puede caer mal. Sirius huyó de su familia porque se sentía acosado y lo mismo ocurrió con Percy; ninguno de sus padres o hermanos respetaba sus ideas, era un "o estás con nosotros o no estás con nadie". Los dos huyeron, pero la diferencia es que Percy era mucho más espabilado que Sirius y lo hizo hacia un trabajo estable y que le reconocía sus méritos.

      Pero sí, siempre habrá favoritismos y eso no es malo. La cosa es no ponerse una venda en los ojos y justificar a los personajes que te gustan, que es lo que en general hace el fandom y el motivo de estos artículos.

      ¡Gracias por leer y comentar!

      Atte. Rika~

      Eliminar
  6. Creo que si algo ilustra bien la doble moral de Rowling es justo esto que mencionas: abandonar a una familia que no te trata bien esta genial si te son de slytherin, pero si son de gryffindor eres lo peor. Percy me da mucha penita, es un personaje injustamente machacado como pocos. Rowling le tiene tirria porque para ella la ambición es satanás y considera que ser ambicioso ya tiene que ser igual a convertirte en un desalmado por poder. Pues sin ambición no llegas a ningún sitio, además, ¿a caso los gemelos no son ambiciosos al querer montar su tienda? Y logran su meta con métodos mucho menos ortodoxos que Percy, no es por nada.

    En realidad, Percy resulta que es de los Weasley más decentes, muchísimo mejor persona que los gemelos, que siempre se están metiendo con él y aún así los quiere y soporta, y que Ron y Ginny. Es serio, pero se nota que quiere y defiende a su familia y trata de ser justo. Por ejemplo, cuando es prefecto siempre trata de hacer lo correcto, como cuando se encuentra con Ron y Harry convertidos en Grabbe y Goyle y se nota que no le caen bien por ser slytherin, pero no los trata mal; Ron de prefecto va vacilando sobre que puede castigar a la gente y ordenando a los pequeños que se quiten para dejarle sitio. Y cuando Ginny está asustada por lo de la Cámara secreta Fred y George se dedican a asustarla y es Percy quien la defiende y hace que paren. Pues luego Ginny bien que no apoya para nada a Percy, que habiendo sufrido también hostigamiento de sus propios hermanos y teniendo la ambición de jugar al quidditch y tener que hacerlo a escondidas porque se metían con ella debería entenderlo algo, pero no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas~
      La verdad es que Percy me da lástima también, aunque nunca me ha atraído como "persona" ni me ha interesado demasiado. Y sí, Rowling odia la ambición, por eso los gemelos están "justificados" al querer crear un recinto que haga felices (sacándoles los cuartos) a los demás.

      Pero sí, a rasgos generales estoy de acuerdo con que es una buena persona. Es racista, como no podía ser de otra forma siendo un Weasley, y estrecho de mente, pero al menos no ha abusado de nadie como los hermanos que mencionas -w-. En cuanto a los dos mayores, como casi no salen... Pero los dos pasan de estar en casa. Por algo será.

      Atte. Rika~

      Eliminar
    2. Los gemelos no asustan a Ginny. En el libro dice que trataban de hacerla reir sin conseguirlo, pero no era su intencion asustarla mas, y Percy si es cierto q los regana y amenaza.

      Eliminar
  7. como se atrve a decir q los weasley son parecidos a los malfoy!!!!!!
    No es justo los malfoy estaban metidos en artes oscuras. Fred y George dejaron a Malfoy Crabbe y Goyle en el tren sin avisar, resulta q Malfoy le hizo lo mismo a Harry en el libro 6. Ah pero de eso no dice nada!!!
    Las familias son diferentes en muchas maneras y la verdad no puedo creer que defienda a los Malfoy. No vuelvo a leer en esta pagina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razon. Los Malfoy son lo opuesto a los Weasley y lo que hacia malfoy era peor y mucho mas danino. Yo tampoco leere mas en esta pagina.

      Eliminar