Recordatorio

No somos profesionales, simplemente nos gusta leer y tenemos tiempo libre, así que a veces cometemos errores.

martes, 29 de diciembre de 2015

El águila de la novena legión, Rosemary Sutcliff

Título: El águila de la novena legión
Autor: Rosemary Sutcliff
Sinopsis: En el año 117 d. C. la Novena Legión Hispánica se internó en las nieblas de Caledonia y entró en la leyenda, pues nadie tuvo nunca más noticia de ella ni de los hombres que la integraban. Veinte años después, Marco, hijo de unos centuriones de la desdichada legión, recala en Britania con su unidad de auxiliares galos. Gravemente herido durante un levantamiento de la población britana de origen celta, debe abandonar el servicio, pero se le presenta la oportunidad de correr la mayor aventura de su vida porque al norte del Muro de Adriano, entre las tribus todavía por conquistar, corre el rumor de que ha reaparecido un poderoso amuleto de guerra: el Águila de una legión romana. 

Sólo puede ser el Águila de la Novena y Marco se internará en las brumas del norte para arrebatar el trofeo a los bárbaros, devolver el honor a la legión de su padre y resolver el enigma de su misteriosa desaparición.


Editorial: PLATAFORMA
Número de páginas: 351

Me chiflan las historias de romanos, lo admito. Aparte de Estados Unidos, es uno de los temas que más me fascinan, quizá porque no soy tan mayor como para haber coincidido con ellos en el tiempo [R: eso dice ella]. Por eso os traigo esta reseña y no otra —como debería haber hecho, porque tengo una lista larga escrita en un pergamino del tamaño de un puente—. Hace unos cuantos años Rika consiguió conectarnos a la televisión por cable, un invento maravilloso [L: Ya no me pierdo ninguna de mis telenovelas], y lo primero que vi fue esto:



Sí, no me atraen los humanos en el sentido sexual —Cuernos, no, qué asco—, pero esa imagen me despertó tanto el apetito que no pude evitar ver el resto. Resultó ser una película de romanos, tema que ya me encantaba de antes, adaptación de un libro.




La elección de títulos es cuanto menos curiosa. El libro se llama The Eagle of the NinthEl águila de la novena legión—, mientras que a la película la llamaron The Eagle y la tradujeron como La legión del águila. Digo que me resulta curiosa, y graciosa, porque la historia trata de rescatar el águila perdida de la famosa —y también perdida— novena legión romana. La novela refleja el elemento más importante de la trama en su título, pero el de la película y sus traducciones parecen hablar de un águila cualquiera en uno, y de la legión de dicha águila cualquiera en otro, cuando TODAS las legiones tenían su águila y las águilas en realidad no eran el único símbolo importante para una legión.

No es un detalle que afecte a la reseña realmente, pero…

Antes de empezar propiamente dicho —compararé libro y película para armonizar elementos—, aportaré unos cuantos datos para entrar en materia.

El águila de la novena legión es una novela publicada en los años cincuenta por una mujer, Rosemary Sutcliff, cuando el tema ni estaba de moda ni las mujeres podían publicar tanto como los hombres. De hecho, la novela está considerada como una de las más importantes dentro de su género, así como una de las más conocidas cuyo hilo ha sido explorado y repetido en las décadas siguientes. Hablo, por supuesto, del misterio de la novena legión.

Históricamente hablando, la novena legión fue como otra cualquiera. No tenía un historial épico, ni figuras sobresalientes, nada. La llamaban Hispana porque fue formada en Hispania —actual España y Portugal—, aunque luego fue trasladada a Britania —Gran Bretaña— para combatir allí a los bárbaros britanos y caledonios del norte. Lo que pasó fue que en un determinado momento desapareció. Los historiadores especulan que no sucedió nada importante, que simplemente la disgregaron en Britania para formar otras legiones, o que la trasladaron de sitio y que con la caída del Imperio, simplemente se disolvió. Sin embargo, como desapareció sin más y a día de hoy no se sabe todavía realmente qué fue lo que le sucedió, uno de los temas más utilizados en las novelas de romanos es el explicar el destino de la novena legión.

Y eso es lo que quiso hacer Sutcliff con su novela.

La historia cuenta la aventura de Marco, centurión romano licenciado, y Esca, el esclavo britano de Marco, que viven a través de Britania y Caledonia para recuperar el águila de la novena legión que desapareció tras una batalla en el norte. Es el resumen más corto que te puedes encontrar, pero como promete la sinopsis, hay más chicha en ello. 

Así que vamos a ello.



Marco es trasladado por petición a Britania después de ser ascendido a centurión. Que sea por petición es un detalle importante de trasfondo, ya que el comandante de la novena legión fue el padre de Marco, desaparecido con el resto de la leyenda en la niebla de Caledonia. Subyace un fuerte componente familiar en las motivaciones de Marco y eso le da fuerza y carácter al personaje. No es simplemente que quisiera ir a Britania porque allí tendría más opciones para pelear que en cualquier otro territorio. 

Tal y como le dice a su tío en una escena de la película «Cuando ascendí a centurión me preguntaron adónde quería ser destinado. Sabía la respuesta antes de que me preguntaran: Britania, donde mi padre perdió el águila, donde me cubriría de tanta gloria que ningún romano osaría mancillar su nombre». Yo diría que ese es el pilar del personaje y lo que le hace más o menos atractivo. No es sólo un soldado, es un soldado amargado y marcado por el pasado, un pasado que ni siquiera es suyo y que quiere tapar.

«Águila perdida > Honor perdido > Honor perdido, todo perdido».

En la película hacen más énfasis en ese hilo, en lo que supone ser una deshonra para el ejército y ser el hijo de dicha deshonra. Los romanos daban mucha importancia al éxito y perder era lo peor que podía pasarle a un militar. Marco lucha contra esos prejuicios porque es un buen comandante y termina ganándose la lealtad de los hombres a los que dirige, tanto en la película como en el libro, aunque en este último no es tan impactante.

Tiempo después de su traslado, los rebeldes britanos que todavía quedan al sur atacan el campamento y Marco resulta herido de gravedad. 


Así que como no puede volver a ejercer por minusvalía física —se queda cojo, el pobre—, el ejército le licencia y Marco se queda en casa de su tío Aquila en Calleva mientras se recupera y piensa en el futuro. Todo lo que he resumido hasta ahora es como un tercio del libro, que se toma su tiempo para explicar la época, las costumbres y el mundo que rodea a Marco. Es una narración sosegada, tranquila, e incluso la batalla inicial contra los britanos no es muy espectacular porque tiene más trasfondo emocional que épico. Tengo pensado hablar en otra entrada sobre las diferencias de ritmo y estilo entre el antes y el ahora en literatura, de modo que no me enfocaré mucho en eso. Sólo diré que realmente se nota que el libro está escrito cuando está escrito y no en los años dos mil.

Mientras Marco se recupera de sus heridas entra en escena Esca, el futuro esclavo personal de Marco. Durante unos juegos de gladiadores, Marco salva la vida de Esca cuando este está a punto de morir a manos de su rival. Aquí hay otra diferencia entre película y libro, que destaca aún más el abismo existente entre épocas narrativas. Mientras que en el libro Esca sencillamente pierde y los espectadores piden su muerte, en la película se niega a luchar y recibe una paliza antes de que le condenen a morir. Por supuesto, en la película luce mucho más emotivo y épico, pero el final es el mismo: Esca termina siendo el esclavo de Marco. Esca le debe la vida a Marco y le servirá hasta el fin de los tiempos. 

Claro que no, claro que no.

Al principio se trata de una relación tensa que se convierte en una amistad que traspasa la línea amo-esclavo. En el libro la línea es casi inexistente desde el inicio, la amistad se explora más, mientras que en la película inciden mucho en lo que les cuesta dejar a un lado el odio entre culturas. Como en la parte anterior, en la película queda más emocional, aunque en el libro puedes disfrutar muchas más escenas de desarrollo entre ellos. Sea como sea, en ambas versiones todo se resume en:


Un personaje que no aparece en la película y que realmente es totalmente prescindible porque no aporta nada a la trama es Cotia, una joven britana que representa la represión cultural romana sobre la cultura britana en el sur de la provincia. Cotia es una muchacha rebelde, que se niega a atender a su nombre romano, se resiste a vestir a la romana y adoptar los modales serviles de la mujer de la época. Suena a muchas protagonistas femeninas anacrónicas de otros libros, pero en este caso ni es demasiado molesto ni influye en la historia, así que es casi olvidable. Cotia está ahí por estar y aunque quiero pensar que sirve para lo que he dicho líneas arriba, la verdad es que si la eliminas, la trama se queda igual. Supongo que la autora metió un elemento femenino para que nadie dijera nada gay de los protagonistas —Y de todas formas da igual, Marco y Esca siguen siendo muy emparejables, esté Cotia o no en medio—.



El resto de la trama difiere mucho entre versiones así que hablaré de ambas. Reitero que todas las diferencias se deben a la adaptación, porque entiendo que si hubieran hecho la película tal cual es el libro, la versión filme habría quedado sosa cuanto menos.

Después de enterarse por rumores de que el águila que comandó su padre anda en el lejano norte, Marco decide viajar para ir a buscarla. Mientras que en el libro su motivación principal es el impedir que los bárbaros utilicen el símbolo del águila contra Roma, en la película es el recuperar el honor familiar. Son dos formas de abordar la aventura muy diferentes, pero que si se complementaran, habría tenido un personaje totalmente redondo, quizá debatido entre servir a Roma y servir a su propio interés.

En el libro, Marco se hace pasar por curandero de ojos para ir a buscar el águila perdida de la novena. Por supuesto se lleva a Esca consigo. En la película, Marco va a la aventura a pecho descubierto. Por supuesto se lleva a Esca consigo. ¿Diferencias? Unas cuantas. En el libro, Marco libera a Esca antes de partir al norte. En la película, Marco libera a Esca durante la huida tras el robo del águila a los bárbaros. Es un punto importante que remarca el carácter que se le quiso dar a ambas versiones. Como en divergencias anteriores, la película resulta más emotiva debido al enfoque, mientras que en el libro en un gesto diferente, más calmado y pausado. 

Aparte de esas diferencias, la aventura transcurre de forma similar. Marco y Esca llegan al norte de Caledonia y encuentran el águila en posesión de una tribu de pictos. La roban mediante artimañas y huyen al sur. Entre medias aparece otro personaje llamado Guern, que fue soldado a las órdenes del padre de Marco, y que apenas se desarrolla. Es algo así como el elemento de nexo para el misterio. Por él descubrimos lo que realmente le pasó a la legión y a los supervivientes que nunca aparecieron por el Imperio: legión destruida y supervivientes integrados en las tribus norteñas. Guern es más simpático en el libro que en la película, más suavizado y menos conflictivo. En la película es el catalizador de una riña entre Marco y Esca porque hasta ese momento de la aventura, Marco no sabía que fue la tribu de Esca la que combatió a la novena legión [L: Chan, chan, chan]. En el libro lo sabe desde que lo convierte en su esclavo, así que no es un punto importante.

El desenlace también es ligeramente diferente. Después de conseguir traspasar el muro de Adriano y salvar el pellejo, Marco y Esca entregan el Águila al legado de la región, quien apropiadamente devuelve el honor personal a Marco y da las gracias por recuperar el símbolo romano de manos de los bárbaros. Sin embargo, la película termina ahí, dando a entender que no importa mucho lo que hagan luego con el águila, mientras que en el libro se incide en la importancia de ocultar el hecho porque para Roma, nunca habrá honor recuperado. La novena está acabada para siempre y su leyenda permanecerá eternamente, oculta en la bruma. [L: ¡Haciendo llorar a miles de historiadores chiflados por Roma!]

No hay mucho más que decir de ello, es una historia sencilla, ligera y bien construida, cuyas diferencias entre versiones radican en el tipo de medio en el que se exponen. El mundo está bien expuesto, con detalles importantes para la época. Se muestra la religión que forma parte de la vida de Marco —el culto a Mitra—, el entretenimiento, la comida, la formación militar, se enseña cómo se pensaba, por qué el honor era tan importante e influía tanto en la mente del romano común. Son aspectos que si bien se muestran en novelas actuales de ficción histórica romana, no son enfocados de esa forma. Aquí la aventura es secundaria, importa más el porqué del viaje, los sentimientos, las emociones, el valor de las diversas culturas y la relación entre los personajes. Incluso en la película, que tiene un contenido mucho más explosivo y de acción, se enfoca en el vínculo de Marco y Esca y cómo no se tambalea a pesar de las circunstancias.

La narración es ligera, fluida, juvenil de los años cincuenta y en ningún momento te paras a pensar en qué demonios estás leyendo o viendo. Simplemente te dejas llevar y te atrapa hasta que termina. No tiene desperdicio alguno, tanto el libro como la película.



LO MEJOR... la relación entre Marco y Esca. La construcción del mundo y la precisión histórica teniendo en cuenta la época en la que fue escrito el libro.

LO PEOR... la aventura no es muy emocionante. Cotia no sirve para nada.

(Cada imagen pertenece a su respectivo dueño)

No hay comentarios:

Publicar un comentario