Recordatorio

No somos profesionales, simplemente nos gusta leer y tenemos tiempo libre, así que a veces cometemos errores.

domingo, 14 de mayo de 2017

Los Cien Mil Reinos, de N. K. Jemisin: un desastre con patas

Título: Los cien mil reinos

Autor: N. K. Jemisin

Sinopsis:

Una joven tendrá que sobrevivir a la intriga, la traición y la pasión en los Cien Mil Reinos.

Yeine de Darr es una exiliada del bárbaro norte. Pero al morir su madre en extrañas circunstancias, es convocada a la majestuosa ciudad del Cielo. Allí, para su asombro, descubre que es una de las posibles herederas al trono. Sin embargo, la corona de los Cien Mil Reinos no es un premio fácil de conseguir y Yeine se ve implicada en una cruenta lucha por el poder.

Editorial: Minotauro

Número de Páginas: 333.


¡Bienvenidos a la Mazmorra! ¡Frederika a vuestro servicio y muy dispuesta a rajar, así que si os ha gustado este libro no sigáis leyendo!

Tenía este libro apuntado desde hace mucho tiempo. Había leído buenas críticas y la Nave Invisible lo recomendó. Lyra lo compró y le gustó (luego lo hablamos y solo le gustó la primera mitad como tal) y me lo pasó. Y como soy una bruja y debo escupir veneno pues pasó lo que tenía que pasar:

Que me encontré una historia que he leído mil veces en manga (es más, tengo la sospecho de que doña Jemisin ha leído Ayashi no Ceres (La sangre al río le hizo un análisis muy divertido) y es muy fan de Crepúsculo y se ha marcado un fanfiction no muy destacable con un panfleto insoportable sobre el racismo y un falso feminismo recalcitrante [G: ¿Otra vez?].

Y bueno, protagonista que roza lo Mary Sue y que es Bella Swan elevada al cuadrado por el final que tiene la historia.

En sí, os vais a encontrar más o menos lo que os cuenta la sinopsis (solo que Yeine no está exiliada, no sé por qué dice eso, y lo del bárbaro norte es como muy irónico teniendo en cuenta que siempre se saca con sarcasmo en la novela). Yeine es la hija de una antigua princesa de Cielo —sinceramente, hubiera preferido mil veces leer su historia— que sí fue exiliada por casarse con un joven del norte que se considera bárbaro y renunciando a heredar el reino. Que es el centro de los Cien Mil Reinos. ¿Y estos reinos? Ni idea, no existen. Es una exageración, concederé que los mismos personajes lo dicen, y no se llegan a mencionar más de cinco con suerte. Vamos, un título muy resultón. Allí Yeine encuentra a su abuelo, que le dice que es la tercera posible heredera, junto a dos de sus primos (para nada hechos a imagen de Cersei y Jaime Lannister) y, claro, será una lucha a muerte. Mientras viva en el Cielo tendrá que superar los constantes insultos por ser una bárbara y sobrevivir a los intentos de asesinato de su prima, que gusta de lanzarle dioses encima.

Sí, porque la sinopsis no te cuenta que lo importante de esta historia es que en el pasado había Tres Dioses, mientras que ahora solo hay uno, Itempas del orden, la luz y todo eso. La diosa Enefa fue asesinada y el dios del Caos Nahadoth condenado con su progenie a servir a los humanos.

Los que ya tengáis experiencia leyendo quizás os veis venir por dónde tirará la historia, en el aspecto menos original de todos. Y tendréis razón.

Vais a encontrar muchas repeticiones, mucha insistencia en temas, escenas relativamente caóticas, un worldbuilding desaprovechado y casi mediocre en su insistencia por demostrar lo malos que son los blancos —porque el Cielo es como el heteropatriarcado blanco—, mucho autospoiler y personajes que apenas sí se desarrollan.

No es una lectura que recomendaría, pero tampoco es peor que otras novelas del mismo estilo que he encontrado por ahí. Solo deciros que si pensabais que 50 Sombras de Grey os hacía reír con el sexo, preparaos.


Bien, vamos con el destrozo.




El libro es cuanto menos irregular. De verdad que cuando digo que me hubiera gustado leer la historia de la madre de Yeine lo digo muy seriamente. ¿Por qué las protagonistas tienen que ir de extremo a extremo? O son completamente aburridas, como Yeine o Bella, supuestamente valientes pero en extremo vulnerables en el ambiente donde están, torpes como solo lo puede ser alguien que roza el Mary Sueismo y aun así capaces de ganarse el respeto ajeno por alguna magia desconocida incluso para mis hechizos, o badass sin evolución como Katniss? No lo entiendo y no lo entenderé. Evidentemente a los protagonistas varones les pasa lo mismo, pero al menos tienen variedad de personalidades.

En fin, al caso. El gran problema de este libro, diría, es la primera persona. ¿Y por qué? Porque influye directamente en la…

Historia


Esta vez no voy a contarla paso por paso porque, sinceramente, se me ha volatilizado ya buena parte. Yeine nos está contando su historia en retrospectiva, advirtiéndonos una y otra vez que su vida cambió al ser convocada al Cielo y, a partir de cierto punto, a decirnos que va a morir-morir-morir. Y uno sabe que no o que algo va a pasar para impedirlo porque te está contando su maldita historia.

En fin, que Yeine llega al Cielo y Dekarta, el monarca, le dice que puede heredar la corona. Lo cual es mentira, pero bueno. De inmediato se presenta a los Arameri, dirigentes de la ciudad/reino Cielo, como centro de la raza amn. Una minoría blanca racista que controla a los dioses con mano de hierro y que tienen aterrorizados a los demás reinos. Los dioses, por cierto, pueden cargarse un ejército en un suspiro. No sé, como una bomba nuclear que te convierte en superpotencia. Sutil. El caso es que nadie esperaba que se la eligiera como heredera porque su madre fue desterrada [G: ¿Por qué se la elige entonces, y quién lo hace?] [R: su abuelo para dar por culo y eliminar a la niña que considera que le quitó a su hija].

Lo primero que pasa después es que su prima Scimina le lanza encima a Nahadoth, el dios del caos. Por suerte, su hijo Sieh la salva en el último momento y, por dramatismo, para defender a Sieh, Yeine le clava un puñal a Nahadoth. Este, antes de perder la conciencia, la besa y le dice que la ha esperado por mucho tiempo.

En fin, aparecen otros dioses que no tienen prácticamente ningún papel, y mandan a pastar a Yeine, que decide que recurrirá a ellos para investigar la muerte de su madre.

Poco a poco, con la ayuda de Viraine, un poderoso escriba, y de T’vril, un esclavo de familia remota, va intentando hacerse durante dos semanas al mundo del Cielo. Claro, fracasa estrepitosamente. Este es un aspecto interesante, porque Yeine está horrorizada por lo cruel que es la sociedad del Cielo, que ejecuta sin pensar a los traidores pero es un aspecto que nunca se explota. De nuevo, solo pone como malvada a la sociedad arameri/amn cuando más tarde veremos que el pueblo de Yeine obliga a las mujeres a enfrentarse a hombres y ser violadas por ellos para demostrar su valía. Ajá.

En fin, que Yeine intenta acercarse a sus primos para tantearlos. Scimina es una zorra manipuladora, casi en palabras textuales, y Relad un borracho que tiene poco interés por nada (aparentemente). Y son muy los mellizos Lannister.

En realidad, lejos de tratar la política, la historia va de encontronazos con los dioses. Muchos con Nahadoth son de noche, porque se acerca a estudiarla muy a lo Edward Cullen, y Yeine insiste en pedir las cosas por favor y no tratarlo como un esclavo. Sieh en particular es quien nos va contando cómo se fuerza a los dioses a ser juguetes sexuales y quiere ser amigo de Yeine, siempre subiéndose a ella y abrazándola, lo cual nos supone momentos dolorosamente explicativos de lo infantil que es él y lo niño que es y que es un niño, ¿sabíais?, cómo no va a quererlo, porque le gusta jugar como si fuera un NIÑO y es un niño encantador y…

He acabado odiando a Sieh por cosas así.

Es fascinante verte babear de noche. Y la gente seguirá considerando esto romántico, woops

En fin, al final Yeine se mete en la biblioteca del palacio y encuentra, tatatachán, estatuas de los tres dioses. Y Enefa, la diosa traidora, se parece misteriosamente a Yeine… Aquí averiguamos que Nahadoth y sus hijos pactaron con su madre, Kinneth (más tarde nos contarán que salvaron de una enfermedad muy grave a su padre) y metieron el alma moribunda de Enefa en Yeine. Así que son dos almas en un cuerpo. Se esperaba que el alma de Enefa se recuperara y consumiera la de Yeine pero no fue así. Sieh hace un comentario rarísimo sobre que Yeine habría vivido hasta hacerse viejecita lo cual es mentira porque pretendían matarla y que Enefa volviera, pero bueno.

Todo esto viene de que Enefa era la diosa del equilibrio y creó a los humanos. Pero Itempas se puso celoso de eso y de cómo quería a Nahadoth y mató a Enefa, por lo que Nahadoth y sus hijos comunes con ella se volvieron contra Itempas. Itempas ganó y condenó a Nahadoth a servir a la humanidad.

El caso es que le queda una semana, porque necesitan que durante la ceremonia de entronizamiento toque la Piedra de Enefa, para revivirla y que les salve a todos, lo cual causará su muerte. A cambio la ayudarán a vengarse.

Y parece muy interesante, y debería serlo, pero os juro que la exposición no podría ser más aburrida y sosa.

El caso es que Yeine sigue investigando y encuentra notas de amor entre su padre y su madre. En realidad, a partir de aquí suceden pocas cosas y es un alargar la trama hasta la ceremonia. Convence a Nahadoth para que la lleve a ver a su abuela, mientras prepara una triquiñuela para retrasar la guerra que su prima Scimina pretende lanzar contra Darr y para ello deja que Nahadoth convierta en piedras preciosas a unos hombres. Tiene sexo con T’vril, un sexo muy raro de consolación porque tampoco se conocen tanto, y averigua que Viraine fue amante de su madre. Luego Scimina se entera de sus tejemanejes políticos y tortura a Sieh y a Nahadoth para vengarse de Yeine.

Después de esto, averiguamos, ¡por las barbas de Merlín!, que Nahadoth tiene dos personalidades como Yeine. En realidad se ha insinuado desde antes porque de día Nahadoth es “humano” y de noche es un dios. Pero tiene personalidad. Básicamente es como Yeine. Tienen una brevísima conversación y cuando Nahadoth llega, Yeine que ya no puede más con su alma, tiene sexo con él. Ya trataremos esta escena, digna de, no sé, pero la mejor comedia de la historia.


¿Sabéis? Le concederé algo a Ayashi no Ceres. Le dio importancia a la diosa y a la protagonista, a su trasfondo, a sus personalidades. AL CONTRARIO QUE ESTE LIBRO

Poco antes de la ceremonia, Relad, el primo de Yeine, y esta pactan ayudarse mutuamente. Como se le ha explicado que se debe SACRIFICAR a un ser querido para que la Piedra funcione, Yeine ha de morir (por eso la invocó Dekarta a la corte, porque le quitó a su hijita), tiene derecho a nombrar sucesor y es preferible a Scimina.

Llega la ceremonia y… Viraine mata a Yeine. Y todos diréis: wtf. Pues resulta que Itempas, que tanto ODIA a los humanos, se ha reencarnado dentro de él después de cumplir su deseo de matar a Kinneth. No solo eso, sino que ha hecho pacto con una de las diosas completamente olvidables (es más, no la distingo de su hermana), hija de Nahadoth y Enefa, que contó el plan a Itempas con la intencion de ser liberada más tarde. Por cierto, Viraine fue también quien en su momento hizo enfermar al padre de Yeine con la esperanza de que Kinneth se olvidara de él. Y mientras Yeine lo ve todo ahí en modo espíritu, Enefa, teóricamente muerta, habla con ella y le explica que como la Piedra solo mata a lo vivo, le devolverá la vida y se convertirá en diosa.

No, yo tampoco lo entiendo.

El caso es, en una de las pocas escenas bien escritas en el libro, Yeine se convierte en diosa y rompe las cadenas de Nahadoth y los otros dioses. Entre tanto, Scimina ha matado a Relad y Viraine ha muerto al aparecer Itempas. Qué penita, los conocíamos tanto. Yeine y Nahadoth se vuelven contra Itempas y deciden condenarlo a ser humano durante siglos, hasta que pague por todo lo que ha hecho. Además, sólo acortará su condena si aprende a amar. [G: Alguien ha visto la Bella y la Bestia recientemente]

Sí.

Todo el mundo piensa que el hada es justa y benevolente y no un plotdevice, yep.

Tras eso deciden hacer rey a T’vril y los dioses abandonarán el mundo, que se sumirá en guerra porque claro, ahora tras el Equilibrio toca el Caos. Y nada, que los humanos se jodan. Nahadoth encantado y se lleva consigo a Yeine.

Cabe decir que se insinúa que hay OTROS dioses con Itempas pero estos nunca bajan a ayudar a su padre por motivos que no entiendo. Deus ex machina, como todo el final de la historia de los Cien mil reinos, supongo.

Hay como unos documentos extras que cuentan el inicio de los Arameri, pero poco más.

Esa ha sido la historia.

Una historia agotadora. Cada conversación es SOBRE Yeine y su madre o sus intereses, nunca se preocupa realmente por nadie y los demás TIENEN que, forzosamente por algún motivo desconocido, contarle la historia de su vida. Así normal que todos sean papeles más que personajes.


Personajes


Tengo un grave problemas con todos los personajes y es muy, muy básico: son un Plot device. Solo están para desarrollar la trama. ¡Pero Rika, los personajes deben hacer cosas y empujar la acción! Sí, sí. Un personaje que no haga eso bien lo puedes borrar. Pero, sabes, si vas a crear únicamente roles (la protagonista que investiga, la mala malísima, la víctima X, el traidor, la traidora 2.0) entonces tienes un problema. Y eso es lo que son los personajes de Los cien mil reinos

Quitando el ridículo y sacado de la manga pseudo-romance de Yeine y Nahadoth, que de verdad parece que sea una versión llevada al extremo de Crepúsculo (y, sinceramente, no mucho más sana), Yeine solo está para ser el ejemplo de personaje inútil que obtiene todo —no solo el odio de sus enemigos sino el respeto de los neutrales y el amor de los dioses. Hasta se morrea con Sieh con aspecto de niño porque está celoso de su padre y quiere probarla. Eugh—, hasta el punto de convertirse en diosa (Enefa dice que es digna heredera. Por Hécate, menos mal que Itempas la mató, no me extraña que la humanidad haya salido tan absurda bajo su creación). Nahadoth casi nunca sale de su dinámica de ser cruel porque ha sido esclavizado, pero obedece únicamente a un guión. No tiene nada especial. Podría haber sido un humano más con poderes mágicos.

Y es que decidir jugar con dioses creadores es muy… jodido. Y a la mayoría le saldrá el tiro por la culata, como a doña Jemisin.

—Yeine


Como protagonista, cabe casi por completo en la categoría de Mary Sue que se ha creado en los últimos años como figura que no hace nada. Y es que así es cuando te sientas a pensarlo. Aparte de un par de bravatas frente a su familia materna y viajar de un lado a otro hablando con gente, tiene lo que llamaría el Síndrome de Daenerys Targaryen. Yeine como persona no tiene valor: todo lo hacen los dioses por ella. Ni siquiera al final de su existencia sus acciones valen nada, porque debe dejar de ser ella para convertirse en otra cosa que tenga poder de acción. Y no es algo voluntario, es porque le pasa y punto. Se podría decir que su virtud es que no es controladora o manipuladora —si bien la novela te grita una y otra vez que podría ser una digna Arameri y que está en su sangre y es cansino de verdad— pero cuando eso recae en un «no hacer nada» me hace preguntarme quién elegiría un personaje así para una supuesta trama política. Porque precisamente por culpa de Yeine, de su personalidad, de lo desgajada que está respecto a todo, el politiqueo prácticamente no existe. 



El caso es que no sé cuál es el principal problema, si la autora, si Yeine o la obsesión con hacer aparecer a Nahadoth haciendo cosas. Pero incluso cuando Yeine tiene que hacer un acto político y se dice que Nahadoth se queda de lado para no socavar su autoridad, es él quien realiza todos los actos después. Así pues, Yeine no tiene que mover un dedo, solo aguantar el error de sus hechos.

La evolución de Yeine es insustancial, a pesar de que en la novela te digan que dos semanas son suficiente para transformarla. No es cierto. No noto ninguna diferencia entre la persona que empezó la historia y la que terminó. Se podría achacar que esto es por la narración desde el futuro, pero cabría esperar que se representaran mejor sus reacciones y cambios a la política que vive. Pero claro, es que dos semanas no es suficiente por mucho que Disney te diga lo contrario.

Mi mayor problema no es solo su insoportable pasividad, que podría entenderse por su situación —pero, de nuevo, ¿por qué escoges a un personaje así, sin ninguna clase de poder, que lo adquiere al final por un Deus ex machina gigantesco, para una historia de guerra política y divina? ¿Qué gracia tiene?—, sino que nunca se nos refleja bien su miedo a la muerte. Porque van y le dicen: vas a morir. Cuando llega al Cielo, Yeine podría haber tenido una mínima esperanza de suceder al trono y sobrevivir, pero los dioses se la quitaron.

Pero da igual, porque lo importante es marcarla como excepcional:

«—¡Eres la mortal más cabezota y frustrante con la que he tratado!» (p. 244)

No veía venir esta declaración, no, qué va. Y la repiten varias veces con sinónimos. Resulta absurdo porque, de nuevo, no es cierto: es la trama la que obliga a Yeine a avanzar, y no hay ningún cambio interno. Aunque la narración te diga lo contrario: en la página 301 Yeine resalta cómo para los dioses solo es una mota de polvo en el tiempo pero que Nahadoth está avergonzado por cómo van a matarla y ella piensa: «Llevaba tanto tiempo en el Cielo que ya no podía fiarme ni de mí misma» (p. 302).

Se justifica porque no tiene tiempo para eso. Pero sí lo tiene para ponerse burra con Nahadoth y tener sexo salido de la nada.

«Y, sin embargo, en mi locura, lo intenté. No podía. Era sólo humana. Pero en aquel momento quise ser más, dar más, porque lo amaba.

Lo amaba.» (p. 270)



Un personaje olvidable y con una primera persona muy mal empleada, sin ninguna clase de profundidad. Podría haber jugado mucho más con su versión diosa/adulta, que es la que narra hacia atrás, pero sólo aparece para meter memorias innecesarias, explicaciones y recordarnos que va a pasar algo teóricamente interesante.


—Los dioses


Sinceramente, los voy a meter a todos en el mismo saco porque apenas se diferencian unos de otros, quitando a Nahadoth (y tampoco es que merezca mucho la pena su personaje. Quién iba a decir que se podía desperdiciar tanto a un dios del Caos).



Creo que el único que podría haberme interesado es Itempas, porque está tan demonizado que no puedo evitar querer sacudirme a la autora de encima y ver su punto de vista como dios. Incluso si es como abusador, tiene una de las dos escenas buenas del libro (una en la que moldea el cuerpo de Nahadoth para tamaño y forma humana y la siguiente es cuando Yeine nace como diosa) y realmente lo moldean como personaje más que a cualquier otro. ¿Por qué no más cosas así, a ver?

"«Esto es lo que quieres" tronó el brillante con voz salvaje, pero no se trata de palabras y no las oigo. Es conocimiento, está en mi cabeza. "La abominación creada por ella. ¿La prefieres a mi? Pues toma su regalo. Tómalo, tómalo y no te olvides nunca que tú lo escogiste"» .(p. 226)

Con todo, y aunque esto debería ir en worldbuilding, me desconcierta mucho que el dios de la creación y el orden NO sea el creador de la humanidad, sino la del equilibrio. Y aun así odia lo que ha creado Enefa —menuda diosa más aburrida, ¿no tenía otros planetas donde crear especies interesantes?— a pesar de que es gracias a sus enseñanzas. ¿No era esto un punto de exploración interesante? Nah, mejor porno.

Lo cual me recuerda la obsesión de los dioses masculinos con Yeine, pues hasta Sieh quiere catar a Yeine:

«Al principio sentía tanto frío que ni siquiera me di cuenta, pero entonces, de improviso, se inclinó sobre mí y me besó. Me quedé paralizada, pero no había nada desagradable en ello. Era el beso de un niño, espontáneo e incondicional. Sólo el hecho de que él no fuera realmente un niño me hacía sentir incómoda» (p. 285)

[R: el beso incondicional del niño con lengua, eh].

En general el problema de estos personajes es que se han quedado en «ideas» y «roles». Supuestamente Nahadoth iba a ser un dios del caos, complicado, imprevisible y resulta ser una persona dolida, que hace daño para vengarse y no tiene nada que realmente sorprenda. Solo el comportamiento pasivo-agresivo que tanto parece gustar en los chicos malos, unido a la melancolía de ser un injusto esclavo y que es un seductor nato que BRILLA de noche —y es paliducho. DECIDME QUE NO ES CREPÚSCULO— pero puede amar y todo eso.

Una estatua que te desvela que eras una tipa super importante en otra vida hmmm

Creo que lo más interesante de Nahadoth y que nunca se llega a explorar son los sentimientos para con su familia. Una pena que todos los libros consideren que hay que llevar a los seres divinos hacia la protagonista. Y ya que los dioses afirman que pasan olímpicamente de los humanos, hubiera preferido un examen de sus relaciones, de cómo cambiaron las cosas al pasar a ser esclavos y no que se soltara algo en el último minuto o me lo dijera Nahadoth a la cara de forma explicativa.

Un desperdicio, vamos. Y Enefa como personaje solo se conoce a través de hombres y en dos conversaciones. En una habla sobre... hombres. En la otra es un eres mi heredera. ¡Hurra!


—Otros


¿Cómo hablar de los otros cuando son casi indistinguibles? Creo que la única a la que merece traer a colación es Scimina para demostrar el nefasto trabajo que se ha hecho con ella, porque no es un personaje, es un papel. Probablemente el caso más exagerado dentro de todos. No tiene pasado, no tiene nada excepto todas las acumulaciones de maldad que puedes imaginar:

«—Observa bien —me susurró Scimina al oído. Se había colocado detrás de mí y se apoyaba en mi hombro como una amiga querida. Su voz transpiraba satisfacción—. Mira de qué están hechos tus dioses.» (p. 225)
«—Esto no es más que una triste imitación (…) Aunque más que suficiente para mis fines, como puedes ver.» (p. 227)

Es tan mala que hasta habla de sus fines y en una parte le cuenta sus malévolos planes a Yeine, delante de media corte, sobre cómo va a destrozar a su familia. En varias ocasiones se describe de cómo pasa de ser una seductora a simplemente un saco de carne que chilla con los ojos desorbitados. Ambiciosa —lo cual es malo, claro— cruel —pero nunca se le da espacio para ser persona, como a Relad o Dekarta— y con un final más allá de toda imaginación porque Nahadoth se la lleva para torturarla. Pero Dekarta, líder del mundo y responsable de la pérdida de infinitas vidas, a él le dan tiempo para que lo pueda suceder un familiar.

Sinceramente es que es frustrante porque podrían haber sido buenos, pero no lo son.



Y ya por desparpajo, comentar a Naha porque me dolió mucho. Naha es el cuerpo humano de Nahadoth y tiene conciencia pero no se ve hasta antes y después del sexo, que es ya muy hacia el final. Esto es absurdo y no solo porque venga ahora en la página 277 y se vea que los dioses recelan de Naha [R: NO SÉ, PODRÍA HABERLO COMENTADO ANTES] sino que es una oportunidad tan tan tan TAN desperdiciada. La primera persona es perfecta para la introspección y aquí solo me meten fragmentos salteados de conversaciones con Enefa sobre celos con Nahadoth (que es un machote porque el señor del caos debe llenar a Yeine con su pene raro en vez de tener sexo lésbico o algo donde NO ARRIESGUE SU VIDA). Si Naha y Yeine hubieran sido protagonistas desde el principio, sin chorradas de que en dos semanas le pasa todo esto, habría podido explorarse tan bien el miedo a la pérdida del yo, a la inmortalidad, a convivir con un dios castigado y desarrollar un romance lógico donde no saben bien si es morbo o no o simplemente comprensión por la situación del otro pero, por supuesto, no podía pasar.

Racismo


Sinceramente, mi mayor problema es que la obra se da sola contra las paredes. Por ejemplo, nada más empezar se nos comenta que Yeine no es guapa de acuerdo a los estándares de los Arameri del Cielo, pero ella misma se pone por debajo cuando no se ha criado en una sociedad blanca. Es decir, no tiene motivos para sentirse fea o para considerar que los Arameri son atractivos, ya que vive bien lejos y no se nos cuenta que haya campañas publicitarias ni películas que te metan el modelo blanco, alto y elegante que debe ser el ideal.

Por otra parte, la denuncia del racismo es panfletista a más no poder. Todo lo horrible que puedas imaginar lo tienen los Arameri: esclavitud, control de castas familiar, asesinato, desprecio por la vida, politiqueo retorcido… ¡hasta leyendas de canibalismo! No solo eso sino que la forma de subir al poder es a través del sacrificio de un ser querido. Incluso tienen diálogos de malvados (y solo se humaniza a personajes que salen para morir y que no salen más de media página).

A lo que me refiero es a que tengo un problema con la forma de restregarlo por la cara. Igual que los dioses —¿por qué dioses primigenios tienen aspecto humano pero luego resulta que no, que lo forzaron tras la creación de Enefa y… yo qué sé?— no son blancos pero se representan como tal en las imágenes podría haber sido una buena forma de hacer una crítica a cómo se difumina todo por la política, que Yeine lo comente una y otra vez agota

Encontramos cosas que me hacen mucha gracia: en la tierra de Darr técnicamente son matriarcales, pero el anterior líder era el padre de Yeine y a ella nunca la vemos siendo tal. En cambio en Cielo la heredera por delante de otro hombre iba a ser su madre, favorita de Dekarta, y luego la evidente elegida es su malvada prima. Hay más matriarcado en Cielo que en Darr y eso es bastante estúpido.

Sobre todo porque creo que no es intencional.

Aunque esto va en el apartado de personajes, hay otro gran problema con el racismo y es cómo son los Arameri. Aunque hacia el final se les intenta dar algún trasfondo dramático —a los hombres— basado en amor u odios, a la prima de Yeine, principal antagonista, no se le da nada. Simplemente es mala como la rabia, rubia y bella, muy Cersei Lannister. Solo que a Cersei la redimen sus hijos o el amor que siente por Jaime o incluso la dependencia por su padre.

En cambio, la odiosa rubia Scimina aquí solo es cruel y astuta.


Sexismo y machismo


Lo cual nos lleva a comentar el caso de esta mujer como uno de sexismo. Y es que esta novela, sin llegar a ser machista del todo, no es feminista. ¿Por qué? El único personaje femenino bien tratado (y solo más o menos) es Yeine. Yeine está absolutamente rodeada por hombres, que tienen sus historias, pero las antagonistas son mujeres y ni siquiera se les da la oportunidad de contar su historia, al contrario que al asesino de la madre de Yeine, al propio Dekarta, o en general a todos los dioses masculinos.

Yeine no tiene una sola amiga, ni en el presente ni en sus recuerdos. Y por fuerte que fuera su relación con su madre, esta está muerta y por magia se arregla su relación con su abuela (que no conocemos y solo sale en una escena) pero nunca tiene ninguna clase de profundidad. Sus apoyos son masculinos, literalmente, y las escasas mujeres juegan el rol del mal, de enemigas o simplemente no están.

Luego tengo profundos problemas con obras que van de abiertas pero sus personajes siguen siendo tooodos heterosexuales. Sí, Nahadoth e Itempas se aman, pero Itempas es como el dios heteropatriarcal y fuerza que su hermano mayor esté en el cuerpo de un hombre y él mismo se presenta como un señor. No me preguntéis por qué los dioses tienen aspecto humano. El caso es que se insinúa que Nahadoth es hermafrodita en forma divina, lo cual podría haber sido interesante si no SE REPRESENTARA SÓLO COMO UN HOMBRE CON YEINE. Hasta el sexo que tiene con ella es masculino y él tiene pene “divino”. No me preguntéis qué es eso. Además, todas las amantes mencionadas de Nahadoth son mujeres. Puede que sea cosa de la traducción, pero nunca se menciona a un hombre.

Ignorando que me parece estúpido que los dioses creadores sean así, se podría haber jugado con ellos en temas de razas, estereotipos, pero nope.


Así que eso, decepción tras decepción.

Por no hablar de que todas las víctimas de esta historia son femeninas, jaja.

«Mi madre había creado su propia venganza. Había traicionado a su pueblo, su herencia, e incluso a su dios, para asestar un golpe a un solo hombre» (p. 248)

Y por eso no entiendo qué hago leyendo tu historia y no la de ella, mil veces más interesante, aunque esto de que haya DOS (Tres si contamos a Enefa) madres asesinadas empieza a mosquearme bastante.

Worldbuilding


Es… absurdo

Está hecho para demostrar lo malo, malo, malo que es el Cielo y la poca profundidad que podría haber tenido (en general las ideas no son malas, pero están terriblemente desaprovechadas y casi resultan anodinas) no la veo por ninguna parte.

Se nos habla de la magia, que cuesta una barbaridad porque se debe leer en el idioma de dioses, pero como Yeine no se dedica a ello, nunca se explora. Solo se dice que es traicionera y peligrosa y que lleva muchos años de estudio. Así que queda abierta a ser un constante Deus ex machina. Pero en general solo la vemos en pocas ocasiones: teletransporte dentro del palacio, las marcas que llevan Yeine y su familia en la cara para que los dioses estén bajo su control y la curación de heridas (que no pueden curar heridas menores eso provoca que Scimina lleve un moretón en la cara para la escena final. Ya, claro. No se ve ni nada la mano de la autora). Luego hay experimentos raros, pero nunca son protagonistas ni se investigan así que están para decir: LOS ARAMERI SON MAAAAALOS. Y ya.

Uno pensaría que ya que el libro transcurre en una ciudad que controla al resto del planeta, la sociedad del Cielo estaría currada. Pero solo encontramos lo normal: es muy controladora y centrada alrededor de la familia, donde solo la rama central puede ascender y al resto se los trata como subordinados o esclavos. Todos muestran mucho rencor por ello, lo cual es divertido porque es lo que pasa en muchas sociedades pero bueno. No es interesante ni tiene nada relevante.

Lo que me escama es el reino de Yeine, que es un CAOS. Se supone que era matriarcal pero ya no y por eso las niñas deben ser violadas (y preñadas) en ceremonias de lucha contra hombres a los que pueden o no vencer dependiendo de a quién le pongan de enemigo. Pero luego los hombres son la última línea de defensa en la guerra. 



Está en constante contradicción interna donde las mujeres deben demostrar que pueden contra un hombre, lo que hace que las primeras queden de inmediato en una situación inferior, considerado más fuerte y apto para la guerra. Así que alguien me explique por qué, cuando esta amenaza, se te dice que ver a hombres pelear es como saber que se ha llegado al extremo más peligroso, hasta el punto de que han tenido que sacarlos a ellos como quien saca a mujeres a pelear en nuestro mundo.

«No, es un hombre... un muchacho, más bien, demasiado pequeño aún para engendrar hijas. ¿Qué está haciendo allí? Nunca hemos dejado lucha a los niños. Y entonces lo comprendo: mi pueblo está desesperado. Si queremos sobrevivir, hasta los niños deben caer.
Los soldados enemigos caen sobre él como hormigas. No lo matan. Lo encadenan a un carromato de provisiones y se lo llevan consigo al reanudar la marcha. Pretenden exhibirlo cuando lleguen a Arrebaia para descorazonar a sus defensores. Y lo conseguirán, ya lo creo que sí. Nuestros hombres siempre han sido nuestro mayor tesoro.» (pp. 289-290)

Luego está visto que doña Jemisin no ha trabajado nada la idea matriarcal o, al menos, de una mujer dominante, pues la primera escena de sexo es con Yeine no haciendo... nada.

«Fue extrañamente delicado… o puede que sólo me pareciera extraño porque tenía pocas experiencias con las que comparar. Me sorprendió descubrir que era aún más pálido por debajo de la ropa y que tenía los hombros cubiertos de manchitas como las de un leopardo, pero más pequeñas y esparcidas al azar. Sentí su cuerpo tal como lo esperaba, esbelto y fuerte, y me gustaron los ruidos que hacía. Intentó darme placer, pero yo estaba demasiado tensa, era demasiado consciente de mi propia soledad y de mi propio miedo, así que no hubo campanadas para mí.» (pp. 188-189)

Luego está que Yeine tiene conocimientos de armas muy básicos, pero casi nunca los demuestra y realmente nunca hace nada excepto correr. Y nadie me explica nunca cómo funciona la sociedad Darr, tan caótica, que al parecer es una sociedad guerrera pero luego no emplea bien a su gente para pelear. I don't know.

Por supuesto, no puedo irme sin hablar de la religión. No es solo que no se explote nunca a los dioses y solo aparezcan como asesinos y depredadores sexuales ocasionales, que se vengan de todas las formas posibles (nunca los vemos vengarse así que da un poco de igual) y que son empleados sexualmente (punto positivo es que se enfoca más a los hombres, pero como luego vienen todas las escenas de Yeine entregándose como una ofrenda y lo mucho que le pone Nahadoth [R: pero siempre es frío y desde el punto pasivo de que quiere ser tomada. No hay sexualización del dios], que parece gustar del bdsm, pues se pierde un poco bastante el mensaje) sino que no tiene nada de coherencia interna.

Eso de crear templos religiosos de acuerdo a la cultura, geografía y culto de dioses como que no.

Se dice que la guerra contra los dioses fue hace 2000 años, pero no se han levantado templos dedicados únicamente a Itempas, sino que al parecer o son tan buenos constructores que sus edificios duran dos milenios y por eso tienen las ventanas dedicadas a los dos dioses derrotados o construyen para tapiar cosas. Ajá. Cuánto amor, cuánta lógica, cuántas ganas de tirar el libro por la ventana. Puede que Malvael os pueda tratar un poco más el tema.

La presencia de los dioses creadores no influye en nada, por cierto. Se supondría que con la muerte de Enefa el equilibrio debería desaparecer, pero se justifica muy vagamente con la existencia de la Piedra. El caso es que el Caos desaparece, pero no afecta. También se comenta en algún momento que la ausencia de Enefa hace daño pero no sabemos CUÁL. El orden de Itempas es… es… no está por ningún lado pero su DESAPARICIÓN debería afectar al universo entero. Y nada.

Pero creo que el hecho de que un ser humano se convierta en dios creador es lo mejor de todo (y te lo explican en la misma página porque para qué trabajar los temas). Magia, supongo. La magia lo soluciona todo, la fantasía lo puede todo, según algunos.


Perlas


No me podía ir sin ellas.

Una de ellas es la escena en la que Yeine no puede más e impulsa sentimientos de seducción hacia Nahadoth:

«La respiración se me aceleró al sentir que, finalmente aquella boca reclamaba la mía y penetraba en mi garganta.» (p.190) [R: ¿y no vomitas?]

Y todo toma visos de bdsm cuando:

 «unas cuerdas invisibles me levantaron en vilo y me inmovilizaron contra la pared y unos dedos se deslizaron entre mis músculos para interpretar una música sutil.» (p. 190)

Primero, si unos dedos se te deslizan entre los músculos gritarías de dolor. Entiendo que quiere decir sobre los muslos, las piernas y tal. Pero bueno, las bocas reclaman gargantas así que todo es posible en este libro. Segundo, ¿oís eso? Es mi suspiro de frustración por otra chica pasiva (y podría no serlo, a los dioses les fuerzan a tener sexo ASÍ QUE).

«Tras presenciar tantas generaciones de hipocresía Arameri» (p. 212) 

Esto es como los Slytherin. ¿Sabéis que los Slytherin son los malos? Por si no os queda claro a lo largo de 7 libros.


Pero creo que la mejor perla es el capítulo de sexo, completamente Crepúsculo:

«—Tenerme a mí es morir.» (p. 267)

BE CAREFUL YEINE, UN DIOS NO CONTROLA SU FUERZA Y TE HARÁ DAÑO COMO EDWARD QUE SUFRE AL TENER SEXO. BE CAREFUUUUL.

«—En su tiempo tomaste muchas amantes humanas —dije. La voz me temblaba más de lo que me habría gustado. Se inclinó hacia mí e inhaló, como si quisiera absorber mi fragancia [R: joder tía]—. Hubo un tiempo en que las reclamabas por docenas y todas vivieron para contarlo.

—Eso fue antes de que siglos de odio humano me convirtieran en un monstruo —dijo el Señor de la Noche, y por un momento su voz estuvo teñida de tristeza. Yo también había utilizado aquella misma palabra para mí. Pero me resultaba extraña e inapropiada en sus labios [R: no pensabas eso al principio ni a la mitad del libro. Supongo que estar cachonda te hace cambiar de opinión pero jamás me convencerás que quieres sexo con él por otra cosa que el morbo ya que apenas habéis desarrollado lazo emocional]—. Antes de que mi hermano me robara toda la ternura que pudiera albergar mi corazón» (p. 268)

Antes de que vomite y me ría a la vez porque doña Jemisin no confía en haber expuesto bien a Nahadoth por lo que hace que ÉL mismo nos explique su evolución, recordaros que solo se ha señalado que toma amantes humanas a lo largo de la historia. Aquí no sé si es cosa de la traducción pero qué HETEROSEXUAL es el Señor del Caos, ¿eh?

«Supe en ese momento que su éxtasis nos había llevado más allá del universo y que estábamos acercándonos al Maelstrom, lugar de nacimiento de los dioses. Que iba a hacerme mil pedazos.
[…]
Creo que volví a gritar cuando, desnuda, con la piel humeante, me estrellé contra la cama. La onda expansiva sacudió la habitación entera. El ruido fue como si el Maelstrom hubiera llegado a la tierra. No supe más.» (p. 271)

EL MEJOR ORGASMO DEL MUNDO. Y Nahadoth puede acceder al Maelstron con un orgasmo pero no liberarse del poder de Itempas. Por Hécate y Medea, ¿os imagináis el ruido cada vez que Nahadoth se corre? 

¡¡Espero que nunca te encariñes con nuestras camas, amor!!


Para no dejaros con la miel en los labios, os diré que la escena sigue en las páginas 273-274, Yeine se despierta sin recordar nada, con la habitación (particularmente la cama), destrozada. Y entre carcajadas me he dado cuenta de que esto del hombre follando y llenando a la protagonista, controlándose a duras penas para no matarla con su ímpetu y descargando todo contra la habitación… ya lo he leído. En Crepúsculo.

Y el final:

«—Tu castigo podría acabar antes si aprendes a amar de verdad.» (p. 327)

Moraleja Disney: aunque seas una chica que no ha amado en su vida, en dos semanas puedes afirmar que sabes lo que es el amor porque te has encaprichado de un dios. Y podrás dar lecciones morales a un dios con millones de años.

¡Yey!

[G: Esto es peor que El Destino de Júpiter]

Otras reseñas: 


El Amanecer de la Ficción
Nevera de Libros
Book eater



Links a las imágenes: 


http://cparris.tumblr.com/post/9327559321/face-like-the-moon-pale-and-somehow-wavering-i
http://dubugomdori.deviantart.com/art/Hundred-Thousand-Kingdoms-Yeine-by-Jemisin-270783933
http://ex-m.deviantart.com/art/Dayfather-and-Nightlord-289184779

5 comentarios:

  1. Disculpen, no tiene que ver con el articulo, pero han desaparecido varios articulos, entre ellos la mayoria de worldbuilding... podrian resubirlos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido/a Eibon a la Mazmorra.

      Pueeees.... no sabemos si te has equivocado de lugar... Aquí tenemos muy poquitos artículos de worldbuilding y todos están subidos hasta donde podemos ver. Si no te has equivocado y te refieres a este blog, siempre puedes decirnos cuál tienes problemas para ver.

      ¡Un saludo!

      Atte. Rika~

      Eliminar
  2. Gracias por la publicidad. :-D

    En otro orden de cosas: ¡Noooo! Pero si este libro lo tenía en pendientes y ponía en él grandes esperanzas, precisamente por buenas recomendaciones como la de La nave invisible. Qué falta hacen más blog como este, que denuncien los libros malos sin pelos en la lengua, que luego te llevas cada chasco. Y este pensaba hasta comprarlo en formato físico, así que menos mal que me habéis avisado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué menos que haceros publicidad ;3

      Yo también lo tenía en pendientes desde hacía años, había leído muy buenas críticas así que al empezar a leer fue un... vaya. Vaaaya. La traducción no le hace ningún favor, desde luego, pero mis problemas no son tanto con la escritura como tooodo lo que provoca la autora.
      Muchas gracias por tus palabras, solo sacamos lo que tenemos dentro <3.
      La verdad es que tengo curiosidad por qué habrías dicho tú de habértelo comprado (?)

      ¡Un saludo!

      Atte. Rika~

      Eliminar
    2. Sí, si por lo menos la historia es interesante se puede perdonar que la escritura no sea fantástica, más teniendo en cuenta que la mujer es novel. Para eso existen los servicios de corrección, pero eso es otra historia.

      En cuanto a lo de comprar, es que de vez en cuando me gusta comprar libros que me gustan para conservarlos, ya sea en la estantería o en la memoria como libros electrónicos, porque normalmente si un libro me gusta y/o produce buenas sensaciones disfruto volviendo a hojearlo. Y como en España, por desgracia, es muy común dejar series colgadas no está mal ayudar a que el libro venda y así traigan más y, e paso, retribuir a la autora si ha realizado un buen trabajo. Claro que por lo mismo suelo llevarme chascos inmensos si compro y luego resulta ser un libro malo. Una regla que tengo es no comprar sin haber leído el primer capítulo de prueba y/o haber escuchado buenas opiniones de gente con gustos e ideas similares a las mías, pero incluso eso puede fallar porque existe demasiado peloteo y libros que empiezan bien y se "desinflan".

      Eliminar